diumenge, 8 de març de 2009

Cuadrando agendas

El nuevo santoral laico llena los días de celebraciones diversas. Ayer domingo fue el día de la mujer (trabajadora) y hoy es un día capicúa: lunes 9 del 3 del 9. Tamaña simetría ocurrirá este año en diez ocasiones. Cada día 9 de mes, con las únicas excepciones de octubre y diciembre. En los manuales del articulismo esta regularidad estaría más cerca del caso ordinario perro-muerde-a-hombre que del extraordinario hombre-muerde-a-perro. Pero el martes pasado, día tres, fue el 3 del 3 del 9 y el perro recibió un mordisco elevado al cuadrado. Ron Gordon, profesor de matemáticas en la localidad californiana de Redwood City, lidera desde hace décadas una extravagante iniciativa para celebrar el Día (móvil) de la Raíz Cuadrada. Naturalmente, no hace falta ser ni Euler ni Venn para darse cuenta de que tres por tres dan nueve, ergo raíz cuadrada de nueve da tres (3-3-9). Así de buenas a primeras, reconozco que la cosa no impresiona demasiado. Pero los razonamientos de Gordon acaban por sucitar el interés de quienes nos desvivimos por las ciencias inútiles: "Estos días son como cometas en el calendario: te pasas el tiempo esperándolos, te iluminan un día y luego, patapaf, se van". El anterior Día de la Raíz Cuadrada se celebró hace más de un lustro, el 2 de febrero de 2004 (2-2-4). Para el siguiente faltan aún siete años: 4 de abril de 2016 (4-4-16). En todo el siglo XXI sólo habrá nueve días equivalentes al martes pasado. Tres ya los hemos vivido (1-1-1, 2-2-4 y 3-3-9), y los otros seis serán los siguientes: 4-4-16, 5-5-25, 6-6-36; 7-7-49, 8-8-64 y 9-9-81. Curiosamente, el número de años que separan los diversos Días de la Raíz Cuadrada componen una serie de números impares o nones consecutivos -3, 5, 7, 9, 11, 13, 15, 17-, de lo que se deduce que cada número impar es igual a la diferencia entre dos cuadrados consecutivos. A diferencia de otras efemérides que se repiten machaconamente cada año, un siglo contiene sólo nueve Días de la Raíz Cuadrada. Excepto cuando, cada diez, se da un cambio de milenio. Nuestros descendientes del siglo XXII, de haberlos, podrán celebrar tres días suplementarios de radicalidad innegable, correspondientes a los cuadrados de los tres últimos meses del año: 10-10-2100, 11-11-2121 y 12-12-2144. Lamentablemente, tamaña orgía cuadriculada nos cae muy lejos.

El profesor Ron Gordon se sacó de la chistera esta celebración matemática el ya lejano 9 de septiembre de 1981, al darse cuenta de la alineación 9-9-81. Desde entonces, ejerce de relaciones públicas de su día y envía una nota de prensa a los medios de comunicación para caldear el ambiente cada vez que se acerca una fecha que cumple con las premisas de la cuadratura. Con el paso del tiempo, ha sofisticado su mercadotecnia celebratoria para involucrar al máximo número de gente en sus extravagantes efemérides. Esta vez se ha superado. Ofrece un premio de 339 dólares para la iniciativa más original de celebración del Día de la Raíz Cuadrada. Viendo las propuestas que han trascendido hasta ahora, no parece que vaya a ser muy difícil llevarse el gato al agua: unos proponen un menú de raíces vegetales cortadas en cuadraditos y otros han hecho un molde para patatas chip que reproduce la forma de V con visera, propia del signo de la raíz cuadrada. La propuesta de cuadratura debe ser enviada directamente al propio Gordon al correo electrónico rgordon@seq.org antes del próximo 18 de marzo a las 3 de la madrugada (hora californiana). ¿A qué no adivinan cuántas horas habrán pasado desde la medianoche del pasado 3-3-9 hasta entonces?

Màrius Serra. La Vanguardia. 9 de març de 2009

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Entradas populares

Compartir