¿Educas? ¡Sacude!

Este fin de semana Torredembarra ha sido la capital mundial de la simetría, al acoger el I Congreso Palindrómico Internacional. Una veintena de palindromistas han declamado frases como los ya clásicos Dábale arroz a la zorra el abad, A Gavà la gent nega la vaga o Català a l'atac. Las frases capicúa constituyen la joya de la corona en el reino de la ludolingüística. Los ingleses incluso sostienen que las primeras palabras del ser humano fueron palindrómicas. Concretamente, un cortés Madam, I'm Adam en pleno paraíso (ya anglófono, por lo visto). Naturalmente, la dama estuvo a la altura, porque dijo llamarse Eve, aunque bien hubiera podido ser Hannah (o Sara Baras). Este fin de semana en el Casal Municipal de Torredembarra no hubo palindromistas ingleses, pero sí estuvieron la chilena Sylvia Tichauer, el canario Salvador Jover, el vasco Markos Gimeno, los castellanos Alberto y María José Abia y una docena de palindromistas catalanes, encabezados por el organizador Josep Maria Albaigès. Las sesiones fueron largas, multilingües y variadas. La declamación de palíndromos convivió con comunicaciones teóricas sobre el arte de componer o valorar estos textos de escritura tan (es)forzada. También hubo una lúcida (y lucida) presentación del libro Sé verla al revéS (Antología de autores del Club Palindrómico Internacional), por parte de sus autores Jesús Lladó y Pere Ruiz. Es un libro excelente, que recoge la obra palindrómica de más de veinte autores en media docena de lenguas, pero se ha publicado en México y sólo está disponible en la red: www.albaiges.com/cpi/dadevonovedad.htm. Sé verla al revéS recoge la tradición que, en media docena de lenguas y con el catalán como eje central, emana del boletín del CPI, Semagames, cuyo último número (marzo 2009) es ya el 82.

Durante años, Semagames se editó desde Vilallonga del Camp. En casa del añorado Ramon Giné -Cita'm, Giné enigmàtic, le dedicó su amigo Lladó- se celebraron todo tipo de encuentros que siempre culminaban con una calçotada capicúa. Cuando, en 1991, publiqué mi primer libro sobre ludolingüística incluí noticias y ejemplos de la incipiente tradición palindrómica de Semagames y empezaron a visitarle periodistas, poetas y artistas. Josep Massot e Ignacio Martínez de Pisón publicaron palíndromos suyos en La Vanguardia y Giné acudió a no pocos programas de radio y televisión. Con los años, por su acogedora casa de Vilallonga del Camp pasarían desde el secretario del Oplepo italiano, Rafaelle Aragona, a los colegas de Albaigès en el club de cerebros privilegiados Mensa, pasando por el grandísimo Pau Riba, el artista brasileño Rodolfo Franco o el poeta italiano Paolo Albani. Los palíndromos refulgen y seducen, pero a la vez también pueden provocar rechazo por su tendencia a la violencia sintáctica. Existen poemas palindrómicos de gran belleza. El escritor gallego Gonzalo Navaza tiene un poemario precioso titulado A torre da derrota (Xerais) y el mismo Pere Ruiz trabaja en la llamada poesía retrógrada explorando diversas formas estróficas. El futuro creativo pasa por la poesía, pero también por el mundo del cómic (como las exitosas viñetas de Jon Agee, iniciadas con Go hang a salami! I'm a lasagna hog!) o la compilación dadapédica (como en la enciclopedia palindrómica de Michael Donner I love me, vol I). Repasando los muchos palíndromos que el gran Juan Filloy (el centenario escritor argentino que vivió tres siglos) incluye en su libro Karcino, doy con uno que resulta inquietantemente actual en el ámbito universitario: ¿Educas? ¡Sacude!

Màrius Serra. La Vanguardia. 23 de març de 2009.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma