dilluns, 25 de maig de 2009

Chorreo electrónico

Este miércoles hará veintiseis días exactos, dos seis. Del 2 de mayo al 27, ambos inclusive. En esa lejana jornada el Barça inició la recta final de una temporada pletórica pero que era preciso rematar. Si nos atenemos a las leyes de la numerología, este miércoles deberíamos vencer al ManU por 0-2, para formar una serie perfecta con el 1-4 ante el Athletic y el 2-6 ante el Madrid. Esa es mi porra: 0-2 ante el vigente campeón de Europa. Pienso ver el partido en el teatro del Foment Hortenc, en la misma pantalla gigante donde vi con asombro como Larsson metía un balón increíble para Belletti y éste batía a Almunia. De confirmarse el 0-2, el período de 26 días que comprende del 2 al 27 de mayo de 2009 se transformará en el más fecundo de toda la historia del Barça y una buena manera de celebrarlo será explorando a fondo el 26. De hecho, tras el 2-6 del Bernabeu se inició una nueva modalidad de spam centrada exclusivamente en los chistes alusivos al Madrid. Escritos, dibujados e incluso filmados. ¿Quién no ha recibido esa imagen del Bernabeu con el terreno de juego transformado, Photoshop mediante, en un plano inclinado bajo el lema: "la estrategia del Madrid para ganar al Barça"? Los aficionados al tráfico de powerpoints graciosos y otras hierbas digitales se han puesto las botas, y el spam alusivo a la victoria del Barça es tan abundante que incluso podría generar una nueva categoría de spam: chorreo electrónico.

Como suele suceder, algunos de los chistes son malísimos, otros francamente ingeniosos y la mayoría sólo te hacen reír si eres culé. Los resultados futbolísticos más singulares suelen tener un cierto rendimiento numerológico. El famoso 0-5 de Cruyff, Sotil y compañía en el Bernabeu derivó en la manita. También el 0-3 del Barça de Ronaldinho suscitó una campaña encubierta por parte de una entidad financiera catalana que ofrecía un producto al 3% con el clásico gesto de reproducir el OK con los cinco dedos de la mano. Con el pulgar y el índice unidos formando la O (o el cero), y extendiendo corazón, anular y meñique para formar los tres palos de la K (o el tres). El abultado 2-6 de esta temporada es distinto. Faltan dedos para hacer manitas, de modo que se ha impuesto una cierta modalidad lingüística que se ha incorporado al chorreo electrónico. Todo empezó con la palabra dosis, de evidente similitud fonética a las cifras 2-6 en catalán. Luego saltamos a la sobredosis y la última modalidad es tildar a los ciudadanos madrileños de encantadores, que en catalán es encisadors y se podría transcribir como en6a2. Todo esto está muy bien, pero no he parado hasta hallar un ejemplo con el 6 apto para ser consumido en Madrid.

La noche del jueves di con él tras unas jornadas en Madrid a las que asistí como ponente. A la misma hora en la que el gran Queco Novell me polonizaba por primera vez, yo lo probaba ante un grupo selecto de publicitarios madrileños. La idea es que el ingenio puede ser deslumbrante u odioso, en función de su recepción. Para ello les planteé un enigma inducido a cuya solución se llega conjugando el verbo >endosar en subjuntivo. Ante la perplejidad general empecé "que yo endose, que tú endoses, ¿que él...?", y se oyó un tímido "endose"; luego "¿que nosotros...?", y se oyó un unánime "¡endosemos!"; y finalmente, la pregunta clave: "¿que vosotros...?", a lo que el corifeo de madridistas cantó alegremente "¡¡endoséis!!". Basta entonces repetirlo marcando las cifras (en-2-6) para que noten que les acaban de endosar otro gol. Esperemos que la numerología no nos falle pasado mañana.

Màrius Serra. La Vanguardia. Dilluns, 25 de maig de 2009.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Entradas populares

Compartir