dimecres, 13 de maig de 2009

Entre Pinto y Canaletes

Mi sobrino Màrius lleva instalado en Canaletes desde la noche del 2 de mayo. Llegó enfundado en una bandera azulgrana de 2,6 metros cuadrados y ya no piensa moverse de allí hasta el día 27, aunque para ello deba disfrazarse de camarero búlgaro o de gárgola. Este domingo la blandió por tercera vez en ocho días, sin importarle demasiado que al final tuviera que plegarla. Mañana confía en agitarla de nuevo para celebrar el primero de los tres títulos. Le veo tranquilo y confiado en el buen quehacer de Guardiola. Su tesis es que Pep cuida tanto los detalles que no quiere estropear el estribillo de la canción que este verano más sonará: la versión crackoviana del rítmico "We will rock you" de Queen. Seguro que lo tienen presente, porque TV3 ya lo ha transformado en acertado clip promocional. Allá donde Freddy Mercury y sus muchachos gritaban "we will, we will, rock you" entre percusiones pautadísimas, los actores de Crackòvia braman el mantra zulú de "copa, lliga i xampions". No Liga, Copa y Champions, sino Copa, Liga y Champions, por este orden. Y así sucederá, según cree firmemente mi sobrino, en los próximos días 13, 17 y 27 de mayo. Amén.

Seguro que a estas alturas hay entre la culerada algún cenizo que teme por un posible gatillazo en uno, dos o incluso los tres frentes. Las posibles ausencias de jugadores clave en las gestas del Bernabeu (Henry) o Stamford Bridge (don Andrés) pueden acrecentar los temores de los cenizos, pero el fuego del juego azulgrana es tan poderoso que cualquier temor carece de fundamento. Por supuesto que las finales pueden perderse, pero lo más lógico es que Canaletes se llene de gárgolas celebrando los tres títulos posibles durante este mayo. El punto de apoyo en el que fundamento mi optimismo se llama Pinto. Sí, ese señor patilargo con cola de caballo al que vimos correr como un galgo por el césped del Bernabeu para celebrar la histórica victoria. El hombre es un héroe del silencio. El suplente con más pinta de suplente que tiene el Barça hoy. Más que Hleb y Pedrito juntos. Más que Jorquera, y tal vez por eso lo ha desbancado como carne de banquillo. El gaditano José Manuel Pinto Colorado (!) marcó el punto de inflexión de esta temporada impresionante en marzo, cuando el Barça había empezado a perder gas en la liga, el Madrid no cejaba en su presión y el Mallorca iba camino de atragantársenos en la Copa. Perdíamos 0-1 en casa, con un jugador expulsado (que curiosamente no era Abidal) y el Mallorca iba a lanzar un penalty. Pinto demostró en ese instante el porqué de su presencia en can Barça. En un ardid que captaron todas las cámaras, le indicó al mallorquinista Martí que se tiraría por la izquierda, el lanzador asintió y el patilargo Pinto cumplió doblemente: se lanzó por la izquierda y rechazó con la pierna el balón, que Martí había tirado aplicadamente por el centro. Luego Messi empataría, el Barça pasaría ronda, el bache se olvidaría y el brutal acelerón de abril nos llevaría hasta los alrededores de Canaletes, cada vez más amplios y más tomados por gárgolas azulgrana como mi sobrino.

En un equipo verdaderamente campeón todos los jugadores pintan algo. Incluso Hleb. El penalty que detuvo Pinto fue un punto de inflexión en esta temporada virtuosa. Una patada al fondo de una piscina que, a pesar de su poca profundidad, amenazaba con ahogar al equipo que más litros de baba ha suscitado jamás. Ojalá mañana, en Canaletes, todas las gárgolas azulgranas luzcan una cola de caballo, por Pinto.

Màrius Serra. La Vanguardia. Dimarts 12 de maig de 2009.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Entradas populares

Compartir