diumenge, 28 de juny de 2009

Esta columna es tabú

Aviso, voy a hablar bien de los políticos. Antes de seguir leyendo, les invito a que desplacen la mirada 17 centímetros al oeste y 7 al norte, para comprobar que hoy no es 28 de diciembre. Ya pueden volver. ¡Eo, no se me despisten! Vuelvan aquí conmigo ahora mismo aunque vaya a hablar bien de los políticos. Tal vez tardará mucho en volver a suceder. Este lunes 22 recibí un correo electrónico sobre el que mi programa gestor especuló "Mail cree que este mensaje es correo no deseado". Me hizo gracia porque era una carta del president José Montilla en pdf. No una circular, sino una carta. En ella me felicitaba por la organización del concierto benéfico "Mou-te pels quiets" celebrado en el Auditori en favor de las fundaciones Nexe y Guimbarda, que se ocupan de niños pluridiscapacitados como mi hijo, y concluía con un párrafo que no puedo sino reproducir: "Des del Govern donem suport a les entitats que tenen cura d'aquests nens i nenes. Espero i desitjo que ara, amb aquesta iniciativa, pugueu aconseguir més recursos per millorar la seva qualitat de vida i la de les seves famílies. L'èxit del concert em fa confiar que així serà". Gracias, president. Estoy seguro que las responsables de los centros sabrán concretar sus necesidades con sus interlocutores institucionales.

Más allá de constatar que Presidència cuenta con un buen equipo de colaboradores, la carta me ha recordado la notabilísima discreción con la que los representantes de nuestra clase política asistieron al acto. Cierto es que desde la organización emitimos un mensaje claro, pero todos ellos aceptaron las reglas del juego, hasta el punto de pagar religiosamente su entrada para que la finalidad benéfica no quedara desvirtuada. Estuvieron en su sitio, en la tribuna de autoridades, y a pesar de la presencia de las cámaras de Televisió de Catalunya, no rivalizaron en protagonismo ni con los artistas ni con los verdaderos vips de la noche: los niños pluridiscapacitados, sus padres y los profesionales que se ocupan de ellos. Una semana antes, en el merecidísimo homenaje a Rubianes, una cámara barría cada dos por tres la fila de autoridades del Palau Sant Jordi, sentadas junto al hombre fuerte de la productora Mediapro. Esas imágenes forman parte de la sintaxis del poder. Quienes lo ostentan, desde las instituciones públicas o la sociedad civil, se preocupan por emitir mensajes sin cesar para que el GPS social no pierda su señal. Lo malo es que en ocasiones tanto mensaje llega a saturar el canal. Por eso, tras releer la gentil carta del president Montilla me parece pertinente revelar que, en un ámbito benéfico de dimensiones más modestas pero igualmente intenso, nos acompañaron con tacto y discreción el president del Parlament Sr. Ernest Benach, las honorables conselleres Sra. Carme Capdevila (Acció Social i Ciutadania) y Sra. Marina Geli (Salut), el alcalde de Barcelona Sr. Jordi Hereu, el segundo teniente de alcalde Sr. Ricard Gomà, la diputada de Benestar Social de la Diputació de Barcelona Sra. Montserrat Ballarín, los diputados Sr. Carles Campuzano y Sra. Anna Simó, la cónsul de Bélgica Sra. Karine Tuytschaever, amén de los responsables máximos del Auditori, Sr. Joan Oller y Sr. Joaquim de Nadal y otros altos cargos y representantes diversos que llenaron dos tribunas. Gracias a todos por estar en su sitio.

Y ya puestos a enjabonar, déjenme que concluya felicitando a una verdadera bestia negra de la sociedad actual: la denostada SGAE. Sí, también ellos supieron estar en su sitio y facilitaron la cesión de derechos de autor con finalidad benéfica. Amén.

Màrius Serra. La Vanguardia. Dijous 25 de juny de 2009.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Entradas populares

Compartir