¿Qué diría el TC de Villa?

Pase lo que pase mañana ante Alemania, el asturiano David Villa es el hombre del Mundial. Sus goles han tapado las carencias de una selección que había maravillado por su juego durante la clasificación y que, hasta ahora, lleva una trayectoria resultadista. Cinco goles de Villa y uno de Iniesta componen el discreto balance de esta roja de pantone variable cuya pigmentación ha acabado por ser la intersección entre dos mundos bicolores: el rojigualdo y el azulgrana. Del mismo modo que a los nacionalistas españoles les cuesta reconocer el alma de un equipo con grandes jugadores que podrían formar una potente selección catalana (Valdés, Piqué, Puyol, Capdevila, Xavi, Busquets, Cesc), a los nacionalistas catalanes les cuesta gobernar sus sentimientos encontrados ante un equipo que defiende los símbolos de la España eterna pero responde a un patrón de juego que firmaría Pep Guardiola y en el que también cuentan otros azulgranas como Iniesta, Pedro o Villa. Antes de dejar en tablas esta confrontación emocional de símbolos humeantes conviene recordar que para los catalanes no existe la posibilidad de escoger. De ahí que muchos aficionados se busquen subterfugios de todo tipo: desde quien finge desinterés pero mira la tele de reojo hasta quien ha invocado (en vano) a todos los santos hondureños, chilenos, portugueses o paraguayos, pasando por quien celebra sin complejos los goles de David Villa porque ya es del Barça, quien desea que España juegue bien pero que no gane para no tener que soportar una explosión de nacionalismo o quien ya se prepara para ello asegurando que la camiseta roja es la tercera equipación azulgrana. De todo hay, y más contorsionismos habrá aún si mañana el equipo de Del Bosque se planta en su primera final mundial.

Pero pase lo que pase, David Villa ya forma parte de la historia. El hecho que fichase por el Barça justo antes del Mundial deberá ser saludado como una de las operaciones más oportunas de la historia. ¿Se imaginan que el fichaje premundialista hubiese sido el de Cesc y que el suyo aún estuviese pendiente de negociación? Villa ha sido, hasta ahora, un jugador admirado por todos. Al jugar en el Valencia, merengues y culés le veían con una cierta neutralidad, y de ahí que el hombre se haya hinchado a hacer anuncios de productos diversos, hasta el punto de admitir que su famoso pase torero en la celebración de los goles forma parte de un acuerdo comercial con McDonalds. Además, el asturiano Villa cae bien. Los merengues suelen tener a Asturias, patria querida, en alta estima porque la Reconquista empezó en Covadonga. Los culés invocan la memoria emocional de asturianos tan queridos como Quini, Abelardo o Luis Enrique. Pero David Villa es un gran desconocido. Este sábado el poeta Jaume Subirana colgó en su blog Flux una imagen del Guaje (guahe es niño en asturiano, como Torres pero en bueno) tras una pancarta reivindicativa: "Yo doi la cara pola Oficialidá". Resulta que Villa, de Tuílla, habla la lengua en la que Xoan Bello escribió la espléndida Historia universal de Paniceiros y es una de las 10.000 firmas que piden la reforma de su Estatuto para que la lengua asturiana (a la que el franquismo redujo a patués llamándole bable) sea oficial en la comunidad autónoma, cosa que hasta ahora la España plural no admite. Subirana añade en su apunte la sorpresa que les produjo a algunos periodistas españoles oir a muchos jugadores paraguayos hablar entre ellos en lengua no castellana (guaraní). La felicidad del colonizador nunca es completa. Tampoco en la península.

Màrius Serra. La Vanguardia. Dimarts, 6 de juliol de 2010

Comentaris

  1. Excelent!

    Aprofitant la confrontació político-esportiva del moment, podries fer uns mots encreuats amb l'horitzontal de paraules catalanistes i en català i a la vertical paraules españolistes i en español, així confrontades però unides a la força...hehe

    ResponElimina
  2. Els asturians agrairan una mica de suport. Nosaltres estem putejats,ells esborrats de la història. Com diu el meu amic Asturianu: "fatxes hijos de puta, cóm nos habeis jodidu.."

    ResponElimina
  3. Como bien diz Salvador, nós, la xente asturiano tamos borrada de la historia. Valga'l fichaxe de Villa pa que la nuesa reivindicación diaria trespase les fronteres del nuesu país.
    Pa que vos faigáis una idea; cuando'l guah.e Villa fexo la semeya dando la cara pola oficialidá, al otru día de ganar la Eurocopa, nengún mediu de comunicación asturianu se fexo ecu de la noticia, anque se mandara una nota de prensa y la semeya a toos ellos. Tamos silenciaos, vetaos, relegaos,... pero la llucha sigue.
    ¡¡¡¡L'ASTURIANU LLINGUA OFICIAL, YÁ!!!!

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma