Milli Vanilli en Porrera

Hasta hace cuatro días, la historia era muy injusta con los Milli Vanilli, un dúo musical alemán compuesto por Fab Morvan y Rob Pilatus, dos musculados especímenes germánicos de tez oscura y rizo largo que hubiesen puesto de los nervios a Adolf Hitler. Fab y Rob se dieron a conocer en los ochenta bailando junto a la sinuosa Sabrina Salerno (Boys al cubo, ¿recuerdan?) pero luego decidieron volar por su cuenta. Tan fulgurante fue su éxito que vendieron más de treinta millones de discos y en 1990 ganaron el Grammy al artista revelación. Y nunca mejor dicho, porque su carrera fue de revelación en revelación hasta que saltó el escándalo del play back. Unos problemas de sonido en un concierto en Bristol revelaron que los Milli Vanilli eran pura fachada. Las voces originales que sonaban en sus discos y conciertos eran de otros dos muchachotes, no tan musculados pero mejores cantantes. Tras el escándalo de las labiales se sucedieron los despropósitos: devolvieron el Grammy, los cantantes verdaderos salieron del armario (sin éxito alguno) y luego los falsos cantantes también intentaron cantar de veras en público bajo el nombre de Fab & Rob. En vano. Todo salió mal. Tanto, que un aciago día de 1998 Rob Pilatus murió de sobredosis, lo que no les libró del estigma de las labiales. El desprestigio les persiguió hasta que el 22 de junio de 2008 los estudiantes de la universidad alemana de Furtwangen filmaron el primer lipdub universitario. El término había sido acuñado dos años antes por Jakob Lodwick, el fundador de Vimeo, y se traduce como “doblaje labial”. Un lipdub es un vídeo musical en el que sale muchísima gente que sincroniza sus movimientos al compás de una canción popular. Dos cuestiones técnicas fundamentales son el plano secuencia (es decir, todo en una sola toma) y el play back de todos los participantes (es decir, fingen cantar la canción moviendo los labios). Es decir, Milli Vanilli elevados a la enésima potencia, y finalmente reivindicados en su pura esencia falsaria.

Por poco que pregunte entre sus amistades, seguro que encontrará a alguien que ha participado en un lipdub. De hecho, en los últimos meses se ha puesto de moda montar este tipo de movidas para cohesionar grupos de compañeros (de estudios, de trabajo, de barrio). Si todo esto les suena a chino, entren en Youtube, tecleen lipdub y ya verán. Desde los empleados de Vueling hasta los habitantes de Taradell, pasando por mil escuelas, institutos o universidades. Y si esta tarde tienen el día tonto acérquense al Priorat a eso de las seis. Porque hoy, en la bella Porrera, se va a filmar el primer lipdub en 3D de la historia: el LIP3DUB. Tras días de ensayo los habitantes de este centro vitivinícola van a ser filmados en tres dimensiones mientras mueven los labios al ritmo de la banda valenciana Obrint Pas. Al parecer, Lluís Llach no va a perderse este homenaje implícito a los Milli Vanilli. Es vecino de Porrera, y me consta que muy querido, aunque hay que precisar que Llach sigue retirado. En los convulsos tiempos del dúo alemán quedó claro que el movimiento de labios que requiere el play back no puede ser considerado, técnicamente, cantar. Además, esta tarde junto al Llach verdadero estarán el falso Llach que borda Manel Lucas, Tomàs Molina y otras figuras de TV3. Lo mejor, sin duda, será la banda sonora: “La Flama” de la banda valenciana Obrint Pas. Lo insólito del caso es que, al final del rodaje, Xavi Sàrria y los suyos aparecerán tocando en la plaza e incluso se marcarán un concierto acústico. Eso es lo único que no gustaría a los Milli Vanilli.


Màrius Serra. La Vanguardia. Dijous, 9 de setembre de 2010

Comentaris

  1. Molt bo, Màrius. Si la meva mare encara fos en aquest món, hi afegiria que abans del libdub i de Milli Vanilli va existir "Escala en Hi-Fi"!

    :-D

    ResponElimina
  2. Ha estat una grabació fenomenal, i els no professionals ens ho hem passat mol bé.-

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma