Cara a cara, jeta a jeta

En la próxima campaña electoral coincidirán ante las cámaras Montilla y Mas, Mas y Montilla. Es decir, que se marcarán un mano a mano. O mejor, tratándose de políticos, un cara a cara. Los dos candidatos (y sus equipos) están de acuerdo en el formato y en que lo harán dos veces, como en una eliminatoria de Copa. Los otros candidatos están que trinan, y los extraparlamentarios permanecerán trinando durante toda la campaña. En teoría, el formato siempre beneficia al aspirante, pero en este caso el interés queda equilibrado por los catastróficos resultados que las encuestas auguran al presidente. Desde la candidatura socialista se han apresurado a lanzar una propuesta para intentar contrarrestar la presunta superioridad dialéctica de Mas: celebrar un debate en catalán y el otro en castellano. Es una jugada calculada para introducir la dosis justa de tensión lingüística, sin dejar de defender los postulados catalanistas pero haciendo un guiño a los ciudadanos soliviantados por la omnipresencia del catalán en la vida oficial de un país llamado Catalunya. Aún no se sabe cómo acabará la cosa, pero conviene ir calentando motores. Para ello, le propongo leer en voz alta (si ahora mismo está en un local público basta con que lo susurre para sí) este poema de Anna Maria Muñoz titulado La musa del poeta: "Una estrella brilla sobre la mar serena./ Un poeta bilingüe medita: crearé una oda, una balada./ La soprano, enorme, canta insaciable, irresistible./ El poeta no aguanta... La ira rebrota: falta la calma./ Si la gata molesta sobre el piano que toca,/ una vulgar rata salta la muralla, altera la casa./ Si la dama, impúdica, desafina un noble sol,/ La nota prolonga el furor del poeta, tan irritable.../ El poeta prepara una pistola o una escopeta./ (El gas era inútil: última factura impagada.)/ La prima donna recorre una escala desgraciada, infame./ Recuperar la calma robada descarta una pausa./ Dispara a matar. Última nota. La música para.../ Recobrada la quietud, el poeta, alegre,/ contempla una barca a través de la persiana./ Reflexiona. Intenta ser realista, optimista./ Si ha de dedicar cada hora a la vida artística,/ era la manera perfecta de solucionar el problema.../ La idea funciona. Elabora una balada, un gran poema". ¿En qué lengua cree que está escrito? ¿En qué lengua acaba de leerlo o susurrarlo? ¿En castellano? Pues ahora, si no le importa prolongar la lectura de este artículo un minuto más, retroceda unas líneas e intente traducirlo al catalán. ¿Que no domina excesivamente la lengua de Ramon Llull? No tema. Simplemente reléalo. Es la traducción más fácil que hará en su vida. Incluso Google Translator la completaría sin errores. Es más, incluso Sergio Ramos sería capaz de hacerlo. Ande, le espero tras el punto y aparte.

¿Qué, ya lo leyó en catalán? Anna Maria Muñoz i Morata imita aquí una de las estratagemas que usó la resistencia catalanista para evitar las diversas prohibiciones que el nacionalismo español impuso sobre el catalán. El poeta JV Foix salvó la censura de la dictadura de Primo de Rivera (sin relación alguna con el actual líder de Ciutadans) rotulando su pastelería con frases de doble lectura: "Bomboneria selecta, Postres del país, Pasta seca superior, Especieria moderna..." De este modo, con la llegada del franquismo, pudo mantenerlos. Los textos de doble lectura son fascinantes y su rendimiento lingüístico permitiría que los equipos de campaña de Mas y Montilla se plantearan escribirles párrafos enteros en bilingüe. Lo que sucede es que, al leerlos en voz alta, hay que pronunciarse. Es decir, elegir en qué lengua pronunciarlos.


Màrius Serra. La Vanguardia. Dilluns, 11 d'octubre de 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma