Más de lo mismo

Es lo que hay. El PSC repite la táctica Don Simón, una de las pocas marcas comerciales que menta a un competidor (Minute Maid) en sus anuncios. En su día les salió redondo utilizar los cogotes de algunos candidatos del PP apelando al miedo. ¿Lo recuerdan? "Si tu no véns, ells tornen" (en catalán), y vaya si fueron los electores. Pero ahora no se sabe a qué pretenden apelar mentando a Artur Mas en su propaganda electoral, esta vez en castellano: "Artur Mas de lo mismo". Un juego de palabras con el apellido de Mas más visto que el tebeo. La expresión "más de lo mismo" se suele asociar al aburrimiento. Para más inri, su uso reiterado la ha transformado en una expresión que de tan manida resulta redundante. Es decir, abúlica. Cada vez que alguien la pronuncia para denunciar el aburrimiento que le provoca algo o alguien, practica lo que critica. Jaume Collboni, sobre cuyo apellido nadie ha jugado aún, aseguró al presentar el lema que utilizaba la ironía, una figura retórica que suele desaparecer cuando hay que explicitar su uso, igual como el silencio desaparece al pronunciar su nombre. Es más (y no de lo mismo), la ironía consiste en dar a entender lo contrario de lo que se expresa y Collboni justificó el lema de un modo literal: "Son los mismos y es lógico que las mismas personas quieran plantear las mismas soluciones y las mismas recetas de hace una década". ¿Y bien? Lo realmente irónico es que la opción que apuesta por la continuidad del actual presidente sea la que lance el "más de lo mismo" al (casi eterno) aspirante, a menos que anuncien la llegada triunfal de la denominada “sociovergència”. ¿Será eso?

Tampoco es irónico el eslógan de la brasileña Gabriela Leite, candidata a diputada federal por el Partido Verde de Marina Silva (que en la segunda vuelta no apuesta ni por Dilma ni por Serra). Leite eligió de lema un contundente "Puta deputada" (puta diputada), pero no hay ni una pizca de ironía en él, porque en los años setenta esta socióloga hoy sexagenaria abandonó una vida de clase media para ejercer la prostitución. "Para mí, mi eslogan no es fuerte. Es normal, porque eso es lo que soy: puta". Leo en Clarín que Leite lleva muchos años luchando por la prevención del sida y la defensa de los derechos de las prostitutas brasileñas des de la ONG Davida. Suya es la marca de ropa diseñada por prostitutas Daspu (las putas, en portugués) y también la tienda Putique (más de lo mismo). Hace unos meses publicó el libro autobiográfico Filha, mâe, avó e puta (Hija, madre, abuela y más de lo mismo), que ha sido un éxito en Brasil. Busco imágenes de esta ex prostituta que reivindica el aborto en un país con el 88% de católicos (más aún entre la clase dirigente) y la primera que me da Google Images me devuelve al más de lo mismo. En las páginas del diario portugués Jornal do Algarve una sonriente Gabriela sostiene una camiseta negra en la que se lee "Somos más". ¿Más qué?, ¿más que quiénes?

Por más que todas las campañas electorales acaben siendo más o menos iguales, las elecciones que se nos avecinan pintan distintas. Más ruidosas, si cabe. Sobre todo si la actual junta del Barça sigue empeñada en hundir la carrera política de Laporta por la vía del ataque frontal. Porque otra modalidad del "si tu no véns, ells tornen" es el proceso de victimización sufrido por Carod, que le llevó al éxito inesperado de conseguir ocho diputados en las generales. El cristianismo sostiene que es mejor dar que recibir, pero en cuestiones electorales puede que quien más reciba más saque. ¿Quién será el siguiente?


Màrius Serra. La Vanguardia. Dijous, 21 d'octubre de 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma