Hagan juego, señores




Coincidiendo con las elecciones del 28-N, este domingo se celebra en Tona la 10ª edición de la Fira del joc i la joguina diferent (firadeljoc.cat), dirigida por el colaborador de La Vanguardia Oriol Ripoll, que ha aguantado la contraprogramación con u par, no como los blandengues futboleros de Jaume Roures, que cambiaron de día el Barça-Madrid. En Tona andan más molestos por otra cuestión. La polémica alumbrada por el videojueguecito de las bombillas peperas repercute de modo negativo en la percepción social de los juegos. Y no sólo porque su uso ideológico provoque prevenciones, sino porque es una creación muy pobre y aburrida. Pero el Rescate de Alicia Croft no es el único videojuego de esta campaña. Los profesionales de La Factoria, una empresa sita en Cabrianes (Bages) con proyección internacional, también han puesto en la red la segunda edición de un videojuego interactivo llamado El joc de la cadira, que ya tuvo muy buena acogida en la campaña de 2006.

El escenario es el hemiciclo del Parlament tras un acto en el Pati dels Tarongers que se ha alargado demasiado. Tras la copa de cava, sus señorías deben participar en una votación decisiva. Por eso corren como locos para llegar a sus escaños, provocando un barullo notable. El cava provoca algún comportamiento más bien improcedente en sede parlamentaria e incluso se cuelan espontáneos. El jugador es investido con la autoridad del president del Parlament, y su función es poner orden en la sala mediante amonestaciones y expulsiones ejecutadas a clic de ratón. Como las bombillas de Alicia Croft, pero en plan orden directa de Arnold Benach. Los comportamientos incorrectos incluyen pancartas, banderas e incluso bombas con mecha, mientras otros parlamentarios simplemente buscan su escaño. La expulsión procedente da de 1 a 3 puntos y las improcedentes restan. Antes de empezar, cada jugador elige una fuerza política (entre 9 opciones) y si, por error, amonesta o intenta expulsar a uno de los suyos, se le penaliza más.

Mas lleva un Durancito (Lleida) en el hombro como si fuera el mono Amedio, Montilla va de increíble superman, Puigcercós luce corona, Alicia bandera española, Herrera aparece con una lechuga, Rivera va en pelotas con un toro tapándole las partes, Laporta alza una botella de cava azulgrana, Carretero va de tío Sam y Anglada, glups, blande un Corán. A diferencia del videojueguecito de la Croft, aquí la jugabilidad es más digna y hay bofetadas por figurar en el ranking, incluso con nicks que remiten a candidaturas que también se presentan a las elecciones. Al cerrar este artículo, lo encabeza @falstaffiano con 170 puntos, seguido por pirata.cat con 159 y sexy boy con 156. Mi récord no pasa de 32. ¿Quién da más?


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia del divendres, 26 de novembre de 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma