Mojigatos en Channel 4

Esta es una historia de censura por mojigatería. Sucedió la semana pasada en Countdown, un concurso sobre palabras que emite Channel 4 en la Gran Bretaña desde 1982. Es decir, una institución televisiva como la que llegó a ser Cifras y letras (de matriz francófona), presentado durante años por Elisenda Roca. El género de los concursos televisivos basados en la lengua da formatos muy estables que suelen permanecer en la parrilla por encima de la media habitual. Es el caso, en castellano, de Pasapalabra o de aquel lejano Lingo que presentaba Ramoncín. En catalán, destacan el Bocamoll o El Gran Dictat, con el gran Òscar el Pilós Dalmau, cuya voz timbrada recuerda a Constantino Romero, otro que tal en cuestión de concursos. Volvamos a la Pérfida Albión. En un lance del programa Countdown salieron estas nueve letras: D, T, C, E, I, A, S, H, F. En esta prueba se trata de formar la palabra más larga con las nueve letras dadas. Jack Hurst, un estudiante de matemáticas de dieciocho años, tuvo una iluminación y formó la palabra SHITFACE, una letra más larga que el SHAFTED de su oponente. En inglés, face significa cara y shit es una de esas palabras de cuatro letras que la prensa británica reproduce con la inicial y tres asteriscos. Probablemente la más común, en ajustada disputa con fuck. En castellano shit tiene seis letras, las mismas que Mérida aunque con una pequeña variación de orden (la de circunloquios que llegamos a gastar para no mentar la mierda). Pues bien, cuando el concursante dijo shitface se partió el pecho y eso provocó la hilaridad general en el plató. La experta en lengua que ejerce de juez en el programa, Susie Dent, confirmó la validez de la expresión, adjudicándole un sentido cecano a "persona desagradable, repugnante" (ella dijo literalmente "rude or obnoxious person"), aunque los diccionarios de argot también la asocian a alguien que va muy pero que muy borracho. La palabreja permitió que Jack Hurst batiera uno de los récords de puntuación del programa, pero alarmó a la dirección del mismo. Countdown, siguiendo las premisas de producción del género, se graba en bloques de diversos programas seguidos que luego se emiten en días consecutivos, en un horario diurno (protegido). De modo que la dirección detuvo el programa, rebobinó la jugada y obligó a Jack a sacar otras vocales y consonantes ante las cámaras para hallar así otra palabra de ocho letras que le diese los mismos puntos Jack formó la palabra HARDIEST (superlativo de hardy, robusto).

Este mismo año, los presentadores de Countdown ya habían visto con terror como, tras una A inicial, el azar disponía una serie de letras que invitaban a la obscenidad: U, D, F, C, K, E. No hace falta ser licenciado en filología inglesa para formar un jodido fucked con estas seis letras. Pero ese día los dos concursantes hicieron un pacto de caballeros y se saltaron la casi inevitable grosería formando palabras más cortas aunque les dieran menos puntos. Meses antes, otros dos concursantes habían coincidido en formar WANKERS (gilipollas) con las letras dadas, pero en ese caso la dirección del programa consideró que no habían cruzado la línea roja. Lo más curioso del caso SHITFACE es que Jack Hurst sólo dejó de utilizar una letra de las nueve que le ofreció el azar. Una D. Con sólo añadirla al final podía formar la palabra de nueve letras SHITFACED, tan grosera como la anterior y definida por el Urban Dictionary como "totally drunked, spifflicated". Alzo mi mojito a la salud de esos mojigatos, a ver si se relajan un poco.


Màrius Serra. La Vanguardia. Dilluns, 8 de novembre de 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma