Salirse del guión o no salir de casa




Joan Puigcercós ha desmentido que su gente va-lenta acelerando la campaña con declaraciones molotov: "Madrid és una festa fiscal i a Andalusia no paga ni Déu". Lo dijo a bocajarro el domingo en un mitin pirenaico a la vieja usanza, en La Seu d'Urgell. De madrugada se ratificó en su blog "Sota la crosta". Su apunte, publicado a las 00:39 del lunes, se titula "Cansats de pagar" y los únicos exabruptos que contiene son las cifras recaudadas por la Agencia Tributaria: 331,2 millones de euros en Catalunya, 155,4 en Madrid y 54,7 en Andalucía. Fue su vehemencia oral lo que le dio notoriedad. De hecho, es la primera polémica de la campaña que pone en cuestión los bloques electorales minutados en los medios públicos. Su interés periodístico catapultó a la obertura las reacciones que suscitaba, pero el causante del revuelo no podía salir en ese espacio del noticiario para no desequilibrar las cuotas temporales. Puigcercós toma el relevo de Carod en las salidas de guión que tanto rédito electoral dieron a su predecesor.

Hace dos meses fue el eurodiputado convergente Ramon Tremosa quien se despachó a gusto en un apunte de su blog "Torre de guaita", redifundido a través de Facebook. Tremosa decía de Montilla que era "el presidente que Franco soñaba para una Catalunya en democracia". Visito la página de Tremosa para ver si sigue igual de animado. Su última anotación empieza "Ahir a l'Urgell" y es extenuante: "matí a Vallbona de les Monges, migdia a Preixana (míting pregunta-resposta), dinar a Belianes, tarda a Rocallaura (magnífic i espectacular balneari!!) i vespre conferència a Agramunt". No me extraña lo del balneario, francamente. Tremosa parece entregado a la causa masiana sin salirse del guión. Según dejan entrever sus mensajes en la red los principales eurodiputados catalanes participan en la medida de sus posibilidades: Maria Badia, Oriol Junqueras, Raül Romeva... El único que no parece muy puesto es Alejo Vidal-Quadras. Lo último que muestra en su Facebook es una foto suya en un atril ante dos banderas: la europea y la iraniana.

Estar metido en el ajo pero no tener que implicarse a fondo en una campaña debe provocar extrañas sensaciones. Rastreo a dos ausentes ilustres: Castells i Carod. Del conseller Castells, no muy dado a exponerse en la red, sólo pesco un tweet (no casteller) del lunes: "Avui Antoni Castells sí ha fet campanya. Ha presentat la conferència de Montilla al Nueva Economía Fórum". En cambio, el vicepresidente sí practica la exposición digital. Visito carod.cat y pincho en el botón de agenda. Glups. Está en blanco. El único compromiso en todos los días que quedan de campaña es la presentación de un libro. El viernes. En un escenario definitivo: el Museu d'Història de Catalunya.


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Dimecres 17 de novembre de 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma