Sexo, pleonasmos y WikiLeaks

En campaña, quien no llora no mama, pero hay llantos muy distintos. Algunos candidatos lloran de placer, y tal vez por eso simulan orgasmos en YouTube. Otros hacen llorar incluso a sus seguidores más fieles con videojuegos lamentables desde todos los puntos de vista, empezando por su estética y jugabilidad. Es el caso de Rescate, de Alícia Croft montada en el albatros Pepe, tan patético que incluso obliga a revisar eso de que "rectificar es de sabios". Tras la anunciadísima rectificación de la versión beta del juego, la lluvia de bombillas (ideas luminosas y no bombas pequeñillas, según el PP catalán) ya no cae sobre inmigrantes ilegales sino sobre mafias ilegales. Reconozco que lo de ilegal, aquí, desconcierta un poco. En principio se nos antojaría redundante, como en pleonasmos satíricos del tipo personas humanas, bromas humorísticas o ejemplos paradigmáticos. Aunque tal vez no sea un despropósito sino una expresión meditada. Quizá aquí el uso del pleonasmo esté justificado por una información contrastada por el PP catalán: si hay inmigrantes legales, también debe haber mafias legales. Pero entonces la pregunta del millón es: ¿cuáles? Que llamen a Saviano.

Aparte de sexo y violencia, otra vía infalible para sobresalir en el barullo de una campaña es el vil metal. Puigcercós abrió las hostilidades aludiendo a la carga fiscal de los andaluces con su contundente "no paga ni Déu". Joan Herrera no quería permanecer en segundo (o tercer) plano y por eso juega la carta del patrimonio personal. El mismo día que la justicia sueca emitía una orden de búsqueda y captura a nombre de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, Herrera hizo público su patrimonio en el foro Primera Plan@ organizado por El Periódico: un piso, un Renault Scénic (tal vez el heredero de aquel Citroën Dyane 6 "para gente encantadora"), dos bicis, un plazo fijo... El paso dado por Herrera tiene el objetivo de arrastrar a los otros candidatos a un estriptís fiscal. Rivera, acostumbrado a desnudarse, publica un apunte en su blog titulado "Mis bienes, mis deudas", con dos medios pisos en La Garriga, un Audi 3, una moto, dinero... Puigcercós (otro Scénic) y Sánchez-Camacho (sin vehículo) también responden. Montilla y Mas remolonean, mirándose de reojo. La iniciativa de Herrera da que hablar en la red. En general, los comentarios traspúan incredulidad. Los inefables opinadores compulsivos de las noticias digitales no se fían ni un pelo de las cifras que revelan los políticos. Algo esconden, piensa todo el mundo. Hay quien pide una Due Dilligence. Y de veras, no como la de Rosell. Otros suspiran porque WikiLeaks tenga acceso al historial fiscal de cada candidato. Una filtración masiva de las declaraciones provocaría el pánico. Sería una WikiLeaks fiscal. ¿Una FiskiLeaks?


Màrius Serra. Seccíó electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Dissabte, 20 de novembre de 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma