dimarts, 30 de novembre de 2010

Nit, Canadenc, Python

Nit. Avui –com deuen saber tots aquells lectors que no hagin passat les últimes setmanes al Cinturó de Kuiper– hi ha eleccions. Indefectiblement, aquestes ocasions m'inspiren una certa nostàlgia per la meva primera nit electoral, la més llarga de totes: la dels comicis britànics del 1970.

Canadenc. Avui en dia –a la televisió catalana, per exemple–, tan bon punt els primers resultats arribin dels primers quatre o cinc pobles estant (ni que siguin llogarrets), els ordinadors comencen a fer brotar, arran dels peus dels presentadors, tot de pius multicolor que representen unes previsions provisionals del resultat global. El 1970, però, com que no hi havia ni ordinadors ni efectes digitals, les previsions equivalents les feia, amb un cert retard, un canadenc calb estacionat permanentment en un racó de l'estudi de la BBC davant d'una mena de dial que manipulava entusiàsticament –amb la mà– per indicar si els vots afavorien un partit o un altre. Aquella nit, l'aparell del canadenc preveia una victòria aclaparadora per als laboristes. Mentrestant, les càmeres anaven saltant d'aquest endeví al presentador principal i tot seguit a les circumscripcions electorals. Memorablement, de tant saltar amunt i avall, per error les càmeres van enxampar el presentador –un home molt formal de conegudes simpaties conservadores– tot xarrupant una pinta de cervesa moments abans d'anunciar el guany d'un escó més per als socialistes.

Python. Quan tocava connectar amb les circumscripcions, vam veure com els candidats locals –arrenglerats com col·legials, amb les insígnies dels partits corresponents enganxades d'una manera ben visible al pit– escoltaven el president de la mesa que els recitava, solemnement, el nombre de vots obtinguts per cadascun, un procediment parodiat poc després pels de Monty Python (http://www.youtube.com/watch?v=31FFTx6AKmU.) Aviam qui guanyarà avui, a Catalunya. A Anglaterra, el 1970, contra totes les expectatives, els conservadors van acabar derrotant els laboristes per majoria absoluta. La sensació de buidor que, anys a venir, m'aniria omplint al final de totes les nits electorals va ser, aquella nit llunyana –potser perquè als 11 anys era, com el pare, un laborista fervorós–, gairebé insuportable. Tal com deia Cat Stevens en una cançó ensucrada de l'època: The first cut is the deepest.

Matthew Tree, Avui, 28/11/2010

#28-N en escritura cuneiforme





@mariusserra: TV+ Twitter

@jordievole: Con el 3 por ciento sale Anglada!!! Arranca el coche!!! Ahora entiendo el problema del 3 per cent!!!

@agenciaacn: El hashtag #28N treu fum http://ves.cat/anMf #28N

@xsanjuan: #quepassariasi l'ou li tiren al de Ciutadans al crit de 'visca Catalunya'? #28N

@ciu: lamentem profundament l'inicident que hi ha hagut contra el Sr. Iceta a la seu dels @socialistes_cat

@RogerSaperas: 60% De moment, Anglada fora. Però 50.000 vots.

@xavicoral: Bé, bé... esperant que arribi com a mínim al 80% per no tenir més ensurts...RT @agustibranas: Com van les crispetes amb l'anella? :)#28N

@marcpifarre: Us imagineu q ara s'estigués jugant un Barça-Madrid???

@socialistes_cat: #presidentmontilla en el proper congrés no tornaré a ser candidat a primer secretari de partit

@Rogerbuch: Catalunya és diferent. Votem partits estranys, com per exemple Ciutadans, oi, Rosa Díez? (0,17%)

@ganyet: Gol de Laporta a l'últim minut #e10 #e10rac1 #28N

@marccortes: Hacia tiempo que no veia unas elecciones así... Resulta que hoy NO han ganado todos #28N

@Buenafuente: Descalabro del PSC y Más President. ¿Se veía venir?

@jaumeprenafeta: Titular del 3cat24 a les 22.39: 'CiU s'allunya de la majoria absoluta' http://www.3cat24.cat/ #28N

@xavisarria: És molt preocupant que 70.000 persones hagen votat extrema dreta, més els 365.000 que han votat el discurs populista i xenòfob del PP.

@toniaira: En @Laporta2010 promet. La primera nit ja dóna la nota. Serà l'últim en comparèxer, després del guanyador. Això promet...!

@Sergimas: President MAS !!! Insisteixo. Ja és oficial: em demano Helena Rakosnik pel Polònia

@peremas. Intereconomía al seu aire: entrevisten la Sánchez-Camacho mentre compareix en Mas... #28N

@cativistes: Humilitat, responsabilitat i esperança. Ens sentim servidors de Catalunya i no els seus salvadors

@enricxicoy: "Cooof!" Diu en Pujol al costat de Mas. #28N

@martinpinol: quan Mas diu que aquest any SI és que està content amb l'aparició de Laporta al Parlament?

@javiercocooning: #laporta pasa de 100'000 socios a 100'000 votantes més que un President! ;-) #e10

@jovarela: Ara que Laporta es important ja pot sortir al wikileaks. Al loro!

@albertcuesta: Siguem positius: Carmen de Mairena (i el Partit Pirata) tenen més vots que Rosa Díez #28N

@ebenach: Enhorabona a CiU i a Artur Mas, i feu bona feina per Catalunya. Nosaltres hem perdut, hem rebut vot de càstig i cal replantejar-se coses

@jcorbalan: Cuní a Puigcercós: ' considera una derrota ESPECTACULAR?' resposta: 'miri no estic per bromes...'


Màrius Serra. Últim article de la secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia del dimarts, 30 de novembre de 2010

Turbante relato

La novela que este año se ha llevado el premio Prudenci Bertrana es muy especial. Se titula El secret del meu turbant (Columna) y la firman Nadia Ghulam y Agnès Rotger. Hace medio siglo Truman Capote acuñó la etiqueta de Nonfiction Novel (novela sin ficción) para referirse a su espeluznante relato del asesinato de los cuatro miembros de una familia en Holcomb, Kansas, sucedido en 1959. La novela In Cold Blood (A sangre fría, 1966) exploraba la frontera entre el reportaje periodístico y la narrativa de ficción, un ensamblaje que suscitó controversia. Capote la escribió en tercera persona, con un narrador omnisciente que todo lo sabía y todo lo contaba. Tras medio siglo de orgía perpetua entre ficción y realidad, hoy no tiene sentido abrir ninguna controversia sobre el género de El secret del meu turbant, pero sin duda la etiqueta de Capote resulta pertinente. Nadia Ghulam protagoniza la novela a través de un relato en primera persona de diversos episodios vividos en Afganistán durante su infancia y adolescencia. Hoy Nadia vive en Badalona, convertida en una afganocatalana (o catalanoafgana, pese a quien pese). Agnès Rotger es vecina suya en la ciudad de los micacos, badius y tornemhis. Su formación de periodista y su experiencia en el mundo editorial debieron llevarla a convencerse que en la historia de Nadia había una novela. Juntas han logrado construir una voz narrativa convincente que nos permite vivir los avatares de Nadia desde la intimidad de su mirada.

Porque los episodios vividos por Nadia encajan en el sentido que la mayoría de ustedes adjudicarían al adjetivo novelesco. A los ocho años, Nadia sufre el impacto de un bombazo en su casa de Kabul. Afganistán está en guerra perpetua y las condiciones de vida son muy precarias. Cuando, dos años más tarde, Nadia sale del hospital, a la precariedad ambiental cabe añadir la irrupción del régimen talibán, con sus tremendas restricciones y su ferocidad indisimulada contra las mujeres, condenadas a vivir a la sombra del burca. Nadia se rebela ante esta perspectiva, de modo que se traviste de chico y se pasa diez años ejerciendo como tal para poder trabajar y sacar adelante a su familia. La novela relata su aventura hasta que Nadia abandona su país para venir a Europa, dejando el turbante atrás, y recuperando así su identidad. El tándem entre Nadia Ghulam y Agnès Rotger funciona. Su trabajo conjunto conjura los peligros de la mixtificación épica que podía tener la historia. La narración avanza a través de episodios breves, con detalles muy bien elegidos, que consiguen ensamblar las emociones de la protagonista con las que percibimos los lectores. Acompañamos a Nadia en todo su periplo. Nos ceñimos el turbante y notamos sus pechos oprimidos para no revelar su redondez. La primera vez que alguien le pregunta su nombre nos descubrimos pronunciando el de su hermano, muerto en la guerra, cinco líneas antes de que ella llegue a esa misma conclusión: ¡Zelmai! Cuando Nadia recibe las cintas de su idolatrado Ahmad Zahir y empieza a tener un espacio de libertad más allá de su secreto, corremos a Spotify y bendecimos la era digital para escuchar, con ella, canciones del cantante afgano. Acompañamos a Nadia en todas sus pequeñas victorias cotidianas y nos conmovemos por el precio que paga por ellas. Sabemos desde dónde nos cuenta su historia, y qué feliz desenlace implica su punto de vista, pero igualmente nos encogemos bajo su turbante como quien toma aire antes de abrocharse el cinturón, en una modalidad exacerbada de la clandestinidad.


Màrius Serra. La Vanguardia. Dimarts, 30 de novembre de 2010

dilluns, 29 de novembre de 2010

Cunicultura en el país de Cat





El martes, mientras Josep Cuní esperaba en un plató vacío la microsentencia de la Junta Electoral Central, el Govern adoptaba uno de sus últimos paquetes de medidas. De entre la treintena de acuerdos estratégicos aprobados destacó el decreto de la nueva ITV que deberán pasar los edificios plurifamiliares con más de 45 años de edad, todo un aviso para el Estado de las autonomías, que ya es treintañero y tiene sus achaques. Pero hubo otros: la ampliación del Hospital Sant Joan de Déu de Manresa, la planificació hidrológica para garantizar la demanda de agua hasta 2027, el decreto de regulación de los establecimientos turísticos, etc. Y ese etcétera incluye uno muy sabroso: la creación del Observatori del Sector Cunícula de Catalunya. Cunícula, sí. No de Cuní sino de conejo. Las funciones de dicho Observatori serán la recogida de datos sobre las explotaciones de conejos con el fin de elaborar informes anuales. Dicha creación de última hora se fundamenta en unas cifras cuniculturales impresionantes, que nos transforman en el primer productor de la península de carne de conejo. En Catalunya operan 1400 explotaciones con un censo de 330.000 conejos dedicados alegremente a la reproducción y 1.700.000 lagomorfos dedicados al engorde. Total, que en el país del Cat conviven 2 millones de conejos. ¡Toma cunicultura! Eso explica muchas cosas, y no lo digo por Cuní, sino por nuestra tendencia a confundir gatos y liebres.

Está muy bien que a partir de ahora los catalanes observemos a nuestros conejos, aunque no nos iría nada mal si también aplicamos nuestras dotes de observación al funcionamiento de los mecanismos electorales. ¿De veras hace falta una campaña de quince días? ¿Tiene algún sentido una jornada de reflexión con encuestas publicadas en Andorra? Los medios de comunicación públicos, ¿deben minutar la presencia de los candidatos parlamentarios? ¿Por qué se reclama con ahínco el concierto económico o se pone fecha a la independencia y no se es capaz de elaborar una ley electoral propia? ¿Por qué ningún partido se atreve a proponer listas abiertas y financiación transparente? Y, ya puestos a observar, estaría muy bien que en las próximas semanas observáramos con atención el cambio de testigo en la Administración, para que no se produjeran maniobras inspiradas por la rima escatológica entre convento y dentro, tal y como se produjeron en 2003, por ejemplo, cuando a última hora se vaciaron ficheros, se borraron datos y se activaron cargos o encargos para los siguientes, pongamos, tres años. En todo eso pensaba yo ayer a la hora de comer mientras me zampaba un conejo agridulce tras haber ido a votar, justo antes de sentarme a ver los resultados electorales en la nueva escritura cuneiforme de TV + Twitter.

Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia del dilluns, 29 de novembre de 2010

Ni política ni fútbol: circo

La prensa de hoy, 29 de noviembre de 2010, tendrá una concentración informativa de alta intensidad en dos frentes: política y fútbol. Más allá de eso apenas quedará espacio (ni tiempo) para nada. Las elecciones, sobre cuyas cuitas escribo "en red ando" desde hace 19 larguísimos días en otra página de este diario, llegaron anoche a su fin. O sea, que sus resultados figuran destacados en portada. Mi yo runrunero los desconoce, y mientras escribe estas líneas sólo intuye que mi otro yo enredón escribirá su artículo unas horas más tarde, para poder conocer, como mínimo, las primeras estimaciones de voto. En cuanto al fútbol, mis dos yoes vanguardistas castellanoescribientes piensan asistir al clásico de esta noche junto a mi tercer yo vanguardista catalanoescribiente que publica mots encreuats en las páginas salmón desde hace hoy 20 años, 4 meses y 29 días. La verdad, no sé cómo conseguiremos colocar nuestras tres posaderas en el asiento número 14 de la fila 24 (boca 320 puerta 45) de la Gol Sud Nike-2ª Gradería, pero entre los tres cantaremos con alborozo los dos goles que meterá el Barça en este clásico 2.0. Lo escribo para dejar claro que me conciernen tanto los resultados de las elecciones de ayer como lo que suceda en el campo esta noche. Y mucho. Pero eso no me impide percibir la fenomenal saturación informativa en la que participamos todos desde los medios de comunicación, hasta transformar la tan cacareada sociedad de la información en una horrísona saciedad.

Por eso hoy ni quiero escribir sobre política ni sobre fútbol, sino sobre circo. Porque el miércoles pasado, en pleno vendaval electoral, se reunieron en Barcelona una veintena de especialistas en las lides circenses convocados por el Termcat para estudiar la terminología del mundo del circo en lengua catalana. La intención es elaborar un diccionario especializado. Por lo visto, la lista inicial contiene una sesentena de denominaciones de acrobacia, aéreos o equilibrismo. Entre los asistentes se cuentan críticos, diversas escuelas de circo y miembros de compañías como Circ Pistolet, El Circ Petit, Entelades, Desastrosus Cirkus, Los Galindos, la Escola de Circ Rogelio Rivel o La Vela. Seguro que el consenso no será sencillo, porque siempre que alguien pone en cuestión cómo llamamos a algo ("de tota la vida") surgen reticencias, pero en el Termcat están acostumbrados a tratar con una mezcla de flexibilidad y firmeza las cuestiones relativas al léxico. Cumplen ahora 25 años ocupándose de las salas de espera terminológicas, a las que llegan multitud de vocablos inmigrantes que, en algunos casos, prosperarán en nuestra sociedad verbal y, en otros, volverán por donde han llegado. El Termcat sería la versión verbal de Ellis Island, el puerto en el que desembarcaban los inmigrantes cuando llegaban a Nueva York. Su triple adscripción a la Generalitat, el Institut d'Estudis Catalans i el Consorci per a la Normalització Lingüística le da un cierto margen de actuación, y el contacto constante con los diversos colectivos profesionales donde se cuecen los argots le permite tener información de primera mano. Como ahora sobre el circo.
Mi abuela Paula, cada vez que paseábamos ante el psiquiátrico de Pi i Molist, en Noubarris, me decía "de bojos n'hi ha més a fora que a dins". Lo mismo podríamos decir de los espectáculos de circo. Señores de la política y del fútbol: dejen de practicar el intrusismo profesional. Que el circo abandone auditorios, estadios, platós y salas de prensa para volver a las carpas. Al circo lo que es del circo y adiós muy buenas.

Màrius Serra. La Vanguardia. Dilluns, 20 de novembre de 2010

Mengem-nos abans els cacauets

Quan Jaume Roures va fer públic que el Barça-Madrid es jugaria avui a la nit, no em va agradar gens. Amb això del futbol sóc tradicional, jo, i condemnar un partit tan transcendent a un dia deixatat com el dilluns em semblava una sortida de to, un menyspreu còsmic contra les lleis que fan rodar el món. Era com si et convidessin a un gran tiberi, un dinar de Nadal, però te’l fessin menjar amb coberts de plàstic i en taula de càmping. He d’admetre, malgrat tot, que a mesura que s’acostava el dia D m’hi he ben conformat. Ja hem deixat enrere la sopa de candidats i promeses electorals. Avui el dia fa baixada i l’encarem sense noses mediàtiques.

Ara ens hem de preparar per a l’hora del partit igual que aquell personatge d’Italo Calvino abans de començar a llegir una novel·la. Relaxem-nos. Triem la posició més còmoda, ja sigui asseguts o dempeus (en partits així, hi ha gent que no se sap estar quieta). Graduem bé la llum ambient perquè la gespa llueixi a la pantalla. Sincronitzem la ràdio amb la tele, si els locutors de Madrid ens semblen massa blancs. Mengem-nos totes les patates xips i els cacauets durant l’escalfament, que quan l’àrbitre xiuli l’inici només mastegaríem d’esma, per distreure els nervis. I anem al lavabo per si de cas, que amb aquest Barça de rondos simfònics no se sap mai, i llavors sempre fan el gol quan ens agafen les urgències.

Tot això, esclar, val per als privilegiats que veuran el partit al Camp Nou o des del sofà. La majoria de mortals farem allò tan anacrònic que és anar al bar de sota casa i seguir-lo en una pantalla comunitària. Reconec que a mi m’agrada, tot i les incomoditats. Em fa pensar en aquella imatge de pel·lícula en blanc i negre, de quan van sortir els primers televisors, en què la gent s’ajuntava davant l’aparador d’una botiga per seguir un partit. Només que aleshores el Barça perdia sovint i ara guanya quasi sempre. Avui el partit comença a les 9, però l’experiència em diu que, si no hi som a les 8, ja no trobarem un bon seient. Tindrem una hora sencera per dir penjaments de Mourinho, quin luxe. Cal recordar, a més, que avui tallaran la senyal del partit en aquells bars que no paguen la quota. Ja es veu que hi haurà corredisses. Demà, quan les teles emetin el típic reportatge sobre els carrers buits a la ciutat, durant el partit, veurem les ombres fugisseres dels tocatardans, corrent desesperats com qui juga al joc de la cadira.

Jordi Puntí, El Periódico, 29 de novembre del 2010.

Frics a la carta, cuina de mercat

Fric és la catalanització de freak, que és monstre en anglès. Entre nosaltres s’ha estès més friqui, de freaky, l’adjectiu. La raó clau -és la meva hipòtesi- es deu a tots aquells individus d’origen castellanoparlant que són incapaços de pronunciar correctament els ascensors Cardellach. Els cal una vocal de suport, per no morir ennuegats. Però ni és el meu cas ni, espero, el de vostès. “Fric, és un fric!”, una denominació que tant val per a un retardat mental com per a un estudiós d’arameu. Al que surt de la norma se’l considera un fric. A la televisió els frics són els estranys, els singulars, els excèntrics. Canten sense entonar, ballen sense gràcia, el seu discurs és confús. Cosa sorprenent, els extraterrestres els abdueixen sovint –sempre s’enduen els més tontos, en comptes d’Eduard Punset-.

Reprenent la tradició dels bufons de cort –molts d’ells, oligofrènics-, els frics van irrompre els anys 90 darrere del micro de Javier Cárdenas, el reporter d'Al ataque d’Antena 3: Carlos Jesús –en contacte amb el planeta Raticulín-, Pozí, El Risitas, El Niño de Palomares, la Pantoja de Puerto Rico es van convertir en les joies de la corona de la Frick Collection. Si no se’n recorden, a la xarxa poden consultar la Friquipedia, una paròdia de la Wikipedia –invent banal, ja que la Wikipedia és una paròdia d’ella mateixa-.

Dimarts passat, a Telemonegal de Barcelona Televisió, Monegal va rememorar amb Cárdenas aquelles entrevistes fricatives. Per defensar-se, Cárdenas insistia que ell no portava els frics al plató, sinó que acudia al seu hàbitat natural. Sembla que això l’exculpava de la vexació i de la riota. Mentre el fric actuava –perquè en ells conflueixen l’art dramàtic, el transtorn mental i la misèria-, Cárdenas s’aguantava el riure. Més o menys com els estudiants de la Pompeu Fabra que no fa gaire aclamaven Carmen de Mairena. Fa anys que el país està en tractament de risoteràpia.

Enric Gomà, Ara, 29 de novembre del 2010.

diumenge, 28 de novembre de 2010

Los quesos pesados del Parlament




Hoy las letras se hacen cifras. Los quesitos tomarán al asalto los medios de comunicación, fundiéndose y refundiéndose a la velocidad de cocción que marque la temperatura del voto escrutado, cuyo termómetro subirá de cero a cien grados D'Hondt (0-100%) en poco tiempo. Antes, otro termómetro más pausado marcará en grados Yosívoto qué porcentaje de los 5.363.356 catalanes llamados a las urnas asisten a la cita. Sus votos se transmutarán en escaños y el clásico grafismo de la quesería nos mostrará lo que sería la composición del nuevo Parlament. Es decir, la nueva tabla de quesos cifrados que posibilitará (o no) varias combinaciones aritméticas entre los quesos pesados de la política catalana. A partir de aquí, dejaremos las cifras en paz y volveremos a las letras. Los fabricantes de cada quesito expondrán sus requisitos para combinarse, o fundirse, con el queso mayor. Pero la fondue ya será otro día. Hoy vivimos rodeados de quesos cifrados.

En esta campaña, los dos principales maestros queseros han mostrado su querencia por las cifras. El PSC (léase pésese) optó por una cuenta atrás en su apasionante, ejem, blog de campaña. Empezó el 29 de octubre, anunciando que quedaban 30 días para las elecciones y añadiendo "per cert, 30 són els milions d'euros que hem aportat de més cada quadrimestre a les universitats públiques els darrers 4 anys". Desde entonces, cada día hubo un per-cert aritmético. Hasta anteayer, a 2 días de las elecciones: "per cert, 2 és el nombre d'escoles que hem construït per setmana en els darrers 4 anys". En cambio, el maestro quesero CiU lo ha apostado todo al número 9. El enigma de las 9 banderas acompaña a Mas desde la precampaña. ¿Será porque son las novenas elecciones catalanas después de Franco o porque las palabras President y Catalunya tienen 9 letras? Lástima que, de confirmarse su victoria, Mas no será el noveno sino el octavo presidente de la Generalitat moderna, tras Macià, Companys, Irla, Tarradellas, Pujol, Maragall y Montilla. Además, puede que esta noche deba empezar a practicar la prueba del 9 y mañana, que es cuando prometió revelar la solución, el enigma aún no esté resuelto.

Mi amigo Paco Mir me envía una fabulosa lista con 107 títulos de películas que cubren del 1 al 101, desde 1 de los nuestros hasta 101 dálmatas, pasando por 4 bodas y un funeral, Los 7 magníficos, 39 escalones, 55 días en Pekin, La vuelta al mundo en 80 días o Mamá cumple 100 años. Dos son las pelis del 9: 9 reinas, aquella deliciosa historia de dos estafadores argentinos (glups) que deciden trabajar juntos, con Gastón Pauls y Ricardo Darin, y la inolvidable 9 semanas y media, con Kim Basinger y Mickey Rourke. ¿Recuerdan la escena de la comida? Que aproveche.


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Diumenges, 28 de novembre de 2010

dissabte, 27 de novembre de 2010

Cançons bastardes

Hi ha paraules que desapareixen d’un dia per l’altre. Cauen en desús, algú les pronuncia per última vegada i les oblidem. Després, quan menys ho esperem, la paraula retorna i amb ella els records. És el que em va passar aquesta setmana llegint el diari. La banda Primal Scream era a Barcelona per tocar en directe el seu Screamadelica, un àlbum de 1991. En una entrevista amb el guitarrista Andrew Innes, Juan Manuel Freire li va preguntar si al gravar el disc sentien que creaven un clàssic. Llavors el músic li va respondre: «No, nosaltres tan sols volíem fer un conjunt de maxis que funcionessin bé a la pista». Maxis. Maxisingles. La paraula feia dues dècades que estava desapareguda. Als anys 80, maxisingle era sinònim de diversió prolongada, però també d’obsessió per un grup. Un només comprava maxis en casos extrems, quan volia tenir la discografia d’una banda, quan no conèixer una cançó era causa de desprestigi.

Els maxis van néixer com un nou negoci musical. La cara A seguia sent la cançó d’èxit, però la B contenia dos o tres temes. Sempre eren cançons bastardes, intruses, secretes, i ens interessaven perquè no s’incloïen a l’elapé. Recordo, per exemple, que vaig passar anys buscant un maxi d’Everything But The Girl que contenia When all’s well i, al darrere, una d’inèdita: The kid. El vaig trobar, per descomptat, a la fira del Tardà. No obstant, el meu primer record d’un maxi s’associa amb la música negra. M’agradava la versió ampliada que Sugarhill Gang va gravar de The rapper’s delight, o «el plaer del rollista», que és com ho traduïen els locutors de ràdio, ja que rap era una paraula que aquí encara no circulava. Parlem del 1979, poca broma. La cara B dels maxis també era un bon lloc per experimentar: versions instrumentals, en directe, temes remesclats… Em ve a la memòria una versió del maxi de This charming man, de The Smiths: gairebé sis minuts per recrear-se en el que era una cançó perfecta de 2 minuts, 43 segons.

M’imagino que avui ja no es produeixen maxis de vinil. El CD va arrasar amb aquest mercat, però l’mp3 l’està ressuscitant amb formats similars. Es graven mescles de dj convidats, versions rares... Però internet és tan obert que les cançons semblen menys bastardes.

Jordi Puntí, El Periódico, 27 de novembre del 2010.

La gran siesta de la democracia




La jornada de reflexión es un anacronismo. Según la ley electoral, los quince días de campaña terminan a las cero horas del día anterior a la jornada electoral. Es decir, anoche. Durante todo el día de hoy la ley prohibe difundir propaganda electoral de manera activa. O, dicho en la reiterativa prosa jurídica del artículo 53: "no puede difundirse propaganda electoral ni realizarse acto alguno de campaña electoral". Hoy, pues, nuestros andariegos candidatos reposan tras quince días de no parar, sus equipos toman aire ante la apnea del domingo y la sufrida militancia se prepara para la culminación de sus anhelos. La jornada de hoy, más que de reflexión, es de distensión. O de exploración de la vida onírica porque quien más, quien menos, aprovecha para pegarse una cabezadita, en lo que podríamos denominar la gran siesta de la democracia. Queda claro, pues, que hoy nadie va a salir a pegar carteles ni a visitar mercados ni a montar un mitin exprés en cualquier plazoleta... Más que sábado, hoy es sabbat.

La teoría parece clara, pero vivimos en pleno siglo XXI y la propaganda anda (es decir, se propaga) por canales cada vez más diversos e incontrolables. Por ejemplo, a través de los videos que compartimos en las redes sociales, y que luego consumimos a la carta, sin fijarnos en la hora que marca el reloj. En esta jornada de reflexión, puede que algunos militantes entregados sigan emitiendo mensajes por Twitter, Facebook o blog, aunque sólo sea por inercia. O por vicio. ¿Serían susceptibles de ser denunciados ante la Junta Electoral por incumplimiento del veto que impone la jornada de reflexión? Ayer mismo el prestigioso Tribunal Constitucional dictaminó que se podían convocar manifestaciones (que no pidieran el voto) durante la jornada de reflexión. ¿Sería ilegal publicar hoy un apunte en un blog pidiendo el voto para una opción determinada? ¿Y si el blog es el de alguien que figura en una lista electoral, aunque sea en un puesto secundario? ¿Y si se hace con disimulo? ¿Habrán desactivado los servicios técnicos de los partidos los ficheros de propaganda diseñados para ser enviados desde sus webs oficiales? ¿Estará activo, por ejemplo, el eficaz noticiario personalizado de CiU que permite enviar a todos tus contactos un TN de Tedetres protagonizado por cada receptor? ¿Y el pdf con la multa de márketing guerrilla que Reagrupament ofrece a sus simpatizantes para que se la descarguen, la impriman y la coloquen en los parabrisas de los coches?

Tras tanta polémica sobre las multas lingüísticas, tendría su aquel que ahora la difusión de una multa en castellano que pide el voto para una fuerza política independentista fuera sancionada. Y que luego el prestigioso Tribunal Constitucional anulara la sanción.


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia del dissabte 27 de novembre de 2010.

divendres, 26 de novembre de 2010

Hagan juego, señores




Coincidiendo con las elecciones del 28-N, este domingo se celebra en Tona la 10ª edición de la Fira del joc i la joguina diferent (firadeljoc.cat), dirigida por el colaborador de La Vanguardia Oriol Ripoll, que ha aguantado la contraprogramación con u par, no como los blandengues futboleros de Jaume Roures, que cambiaron de día el Barça-Madrid. En Tona andan más molestos por otra cuestión. La polémica alumbrada por el videojueguecito de las bombillas peperas repercute de modo negativo en la percepción social de los juegos. Y no sólo porque su uso ideológico provoque prevenciones, sino porque es una creación muy pobre y aburrida. Pero el Rescate de Alicia Croft no es el único videojuego de esta campaña. Los profesionales de La Factoria, una empresa sita en Cabrianes (Bages) con proyección internacional, también han puesto en la red la segunda edición de un videojuego interactivo llamado El joc de la cadira, que ya tuvo muy buena acogida en la campaña de 2006.

El escenario es el hemiciclo del Parlament tras un acto en el Pati dels Tarongers que se ha alargado demasiado. Tras la copa de cava, sus señorías deben participar en una votación decisiva. Por eso corren como locos para llegar a sus escaños, provocando un barullo notable. El cava provoca algún comportamiento más bien improcedente en sede parlamentaria e incluso se cuelan espontáneos. El jugador es investido con la autoridad del president del Parlament, y su función es poner orden en la sala mediante amonestaciones y expulsiones ejecutadas a clic de ratón. Como las bombillas de Alicia Croft, pero en plan orden directa de Arnold Benach. Los comportamientos incorrectos incluyen pancartas, banderas e incluso bombas con mecha, mientras otros parlamentarios simplemente buscan su escaño. La expulsión procedente da de 1 a 3 puntos y las improcedentes restan. Antes de empezar, cada jugador elige una fuerza política (entre 9 opciones) y si, por error, amonesta o intenta expulsar a uno de los suyos, se le penaliza más.

Mas lleva un Durancito (Lleida) en el hombro como si fuera el mono Amedio, Montilla va de increíble superman, Puigcercós luce corona, Alicia bandera española, Herrera aparece con una lechuga, Rivera va en pelotas con un toro tapándole las partes, Laporta alza una botella de cava azulgrana, Carretero va de tío Sam y Anglada, glups, blande un Corán. A diferencia del videojueguecito de la Croft, aquí la jugabilidad es más digna y hay bofetadas por figurar en el ranking, incluso con nicks que remiten a candidaturas que también se presentan a las elecciones. Al cerrar este artículo, lo encabeza @falstaffiano con 170 puntos, seguido por pirata.cat con 159 y sexy boy con 156. Mi récord no pasa de 32. ¿Quién da más?


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia del divendres, 26 de novembre de 2010

dijous, 25 de novembre de 2010

Lligres?

Busqueu a sant Google omnipotent aquestes paraules: lligres i tigrons. Si el teniu configurat en català la totpoderosa eina internàutica, sempre tan considerada i amatent, us replicarà: “Potser volíeu buscar: Llibres i cigrons”. Doncs no, senyor Google. M’agraden molt els llibres i els cigrons, però ara buscava un parell d’animalons. Perquè el Termcat acaba d’admetre a la seva sala d’espera dels mots els lligres i els tigrons, l’adaptació catalana dels termes anglesos liger (que designa el felí fill de lleó mascle i tigressa) i tiglon (fill de tigre mascle i lleona). Són dues bestioles que probablement no agradaran gaire als amants de la puresa racial, però ja se sap que els mamífers tendeixen a acoblar-se entre ells sense escarafalls de cap mena. A més, segons els resultats de les crucials eleccions d’aquest diumenge, aquestes dues bestioles peludes podrien ser les noves mascotes de Catalunya. Ni gats ni rucs. Ara és l’hora, catalans, dels lligres i dels tigrons. Ratllats com els tigres i peluts com els lleons. Això voldria dir que no renunciem a la diversitat de pells i pelatges però tampoc a la força felina necessària perquè aquest país continui sent un país.

Màrius Serra. Avui. Dijous, 11 de novembre de 2010

El furor palindrómico

De vez en cuando aparece, como un níscalo, una obra repleta de palíndromos. Desde que proliferan en internet los repertorios de frases capicúas en todas las lenguas, las colecciones que pasan por imprenta tienen algo especial que las transforma en libros mágicos. Es el feliz caso de Palindromeando de Javier Navarro de Zuvillaga con dibujos de Carlos Bloch. Un libro delicioso de casi 400 páginas que acaba de editar La Oficina, en Madrid. Navarro explica en el prólogo cómo se aficionó al noble arte de componer frases capicúa. Fue el 20/02 de 2002, al descubrir que en la red se convocaba el día universal de la simetría. Se inventó la diosa de la simetría Airtemisa, cuyo principal atributo es un espejo. Pero, llegado el día de autos, se le pasó por alto. La simiente ya estaba enterrada y pronto emergería como una hacha. Los primeros palíndromos que compuso se los dedicó a su admirado Fernando Arrabal, a quien conoce: "ARRABAL ¡A LA BARRA! (en un bar, en una clase de danza clásica, en un gimnasio; dedicado a Fernando Arrabal, 2002)". Los casi cuatro millares de palíndromos que constan en el libro figuran siempre en mayúsculas, y van acompañados por una acotación al pie que los contextualiza. Navarro los agrupa temáticamente. Entre los filosóficos, por ejemplo, destacan "RESONARÁ: NO SER (lema nihilista)", "SER O NO RES (duda hamletiana a la catalana o duda de una vaca)" y "O DUDOSO DUDO (este es más bien cartesiano)". Algunos capítulos contienen series interminables que surgen de partículas muy productivas. Es el caso de la titulada "Lo que hay que oír", que consta de centenares de palíndromos nacidos de diversas formas conjugadas del verbo oír. Con "Oí" hay decenas: "OÍ BURLAS AL RUBIO", "OÍ: CARO HORACIO"... Lo mismo con "Oíd": "OÍD: ÉL A MAMÁ LE DIO"; también con el participio de barra de bar: "OÍDO: LA ABADESA SE DABA AL ODIO"; o con el infinitivo: "OÍR BEODO EBRIO"; u otras formas: "OIRÁ: ID A DIARIO", "OYE, LA MAMÁ LEYÓ", "OYÓLE: ÉL O YO"... Una locura.

La práctica palindrómica es adictiva. Si Javier Navarro no miente, y no tiene por qué hacerlo, las frases de ida y vuelta que incluye en su notable libraco son sólo una parte de su producción. Resulta mareante empezar a leer en los dos sentidos, tal como hacen todos los buenos palindromistas, al acecho de una simetría que permita homenajear a la diosa Airtemisa. A menudo, un simple inicio marca el sentido de todos los palíndromos que surgirán de él. Es el caso del verbo osar en mi sección preferida del libro: "Osadías palindrómicas". Como quien no quiere la cosa, empieza fuerte con un "OSA MODAS SADOMASO (¡qué atrevido!)", y ya sigue por los mismos senderos: "OSÓ BESO SEBOSO", "OSÓ DIURNO SON RUIDOSO (hasta que los vecinos le aporrearon las paredes)", "OSO, PERO REPOSO (un atrevido relajado)" u "OSÓ ROCE DECOROSO (en el Siglo de Oro, forma de decir que el caballero hizo una maniobra de acercamiento a la dama)". Otras secciones notables del libro son las de palíndromos escatológicos ("ESE CULO LÚCESE"; "LAME DE MAL..."), los denominados neopatafísicos ("EL ANO TE CAE, ACETÓNALE"; "SI POEMA, MEO PIS") y los teatrales ("SÍ, TÚ MUTIS, el director de teatro a un actor"; "EL NERUDA, MADÚRENLE, el director a los actores en los ensayos de un recital de poesía que incluye un poema de Neruda").

Las creaciones simétricas que Javier Navarro incluye en Palindromeando siempre son breves. Y es que los palíndromos no se inventan. Se descubren.


Màrius Serra. Runrún a La Vanguardia del dijous 25 de novembre de 2010

Neobuzoneo de renta variable






La era digital ha reducido la cantidad de carteles que solían empapelar nuestras calles en campaña, pero las papeletas electorales siguen llegando a nuestros buzones, junto a algún folleto publicitario. Leo en el blog de la periodista valenciana Sandra Bravo, especializada en márketing político, un interesante apunte sobre el buzoneo de estas elecciones. Analiza, uno por uno, los envíos de los partidos y reproduce algunos elementos. Aparte de recoger las ya famosas cagadas ortográficas de Ciutadans (entre las que sobresale un inesperado "volem la independència" en vez de "volen"), Sandra Bravo se aplica a extraer algunas conclusiones generales. Entre otros detalles, destaca que apenas se pide el voto de manera directa, como si de repente los candidatos hubieran decidido ser más sutiles. También que prima la imagen personal del candidato por encima de las imágenes corporativas, y que en ningún envío hallamos medidas concretas sobre cómo conseguir lo que proponen. Tampoco se habla en ningún caso de promesas electorales (qué lejos queda el "puedo prometer y prometo" de Suárez), sino de propuestas o soluciones. Finalmente, la fina analista se sorprende de que las coordenadas digitales se limiten a reproducir la web del partido, (sin dar los datos de contacto 2.0) y que nadie apueste por el buzoneo personalizado, tal vez por su alto costo.

Esa es la única inexactitud del impecable apunte. Solidaritat Catalana sí que ha apostado por la personalización. En general, tal como se reproduce en el blog, el mensaje de Laporta incluye un billete de 3000 euros en cuyo dorso figura un titular referente al expolio fiscal: "Catalunya, Estat ric d'Europa o regió d'Espanya que s'empobreix". La rotunda idea que transmite este billete falso es que la independencia supondrá un ahorro anual de 3000 euros por ciudadano. El detalle de no explicar el porqué no le resta un ápice de potencia comunicativa. Pero los de Laporta no se han limitado a inventar el billete de 3000. La mayoría hemos recibido esta cantidad de euros laportinos, pero si el receptor de la propaganda consta en el censo como estudiante su billete es más gordo. De 8400 euros, porque una de las propuestas de SI es que cada estudiante catalán reciba una beca de 700 euros al mes, y eso suma 8400 al año. Finalmente, si el receptor es un pensionista, en el sobre figura un billete de 2500 euros, correspondiente al aumento anual de las pensiones que propone el partido extraparlamentario con más posibilidades de dejar de serlo. Tiene un punto de Monopoly, con sus cartas de suerte (reciba de cada jugador 1000 euros) o de caja de comunidad (haga revisiones en todas sus casas). Mientras no salga la de “vaya directamente a la cárcel sin pasar por la salida"...


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia del diojus 25 de novembre de 2010

dimecres, 24 de novembre de 2010

Un bloqueig molt profitós

Paul Chowder, el narrador d’El antólogo, és un poeta mig conegut que ha preparat una antologia de poesia anglosaxona rimada. Hi apareixen autors com Auden, Berryman, Mary Oliver o Wendy Cope. Des de fa mesos hauria de redactar la introducció que justifiqui la seva selecció i situï la poesia amb rima en el seu context històric, però Chowder està bloquejat i és incapaç d’escriure una línia. La seva companya se n’ha anat de casa, farta de sentir-lo inventar excuses, i el seu editor el pressiona amb correus intimidatoris. Cada dia Chowder puja a l’estudi que té al graner, seu en una cadira de plàstic blanc i intenta enfilar algun pensament, però no li surt res.

Amb un punt de partida com aquest, Paul Auster, posem, escriuria sobre un home tancat que busca la inspiració en els seus gestos repetits diàriament, com a rimes consonants que el paralitzen. John Updike potser ho hauria reduït tot a un conte satíric, on la causa del bloqueig seria sexual i el narrador faria jocs de paraules picants amb els versos de Walt Whitman. En mans de Nicholson Baker (Nova York, 1957), es converteix en un retrat de l’artista com a divagador, com a excursionista mental. D’ençà que va publicar la seva primera novel·la, The mezzanine (1988, traducció a Alfaguara: La entreplanta), Baker ha continuat aquesta línia i sobresurt per l’atenció als detalls nimis i les descripcions lentes, que acostumen a buscar un enfocament humorístic.

A El antólogo, aquest tret d’estil s’aplica als pensaments del narrador davant la seva paràlisi creativa. A través d’un relat molt oral, que transmet el ritme de les seves idees, creiem llegir unes reflexions sobre la creació poètica, però en realitat assistim també a les pauses i circumloquis que distreuen i acompanyen tota creació. Chowder barreja la seva vida personal amb els comentaris sobre poetes que li agraden. El seu pensament es desvia per associacions inesperades, com per exemple la relació entre tennis i mètrica: «El tennis és un compàs binari lent. Pa-poc, pa-poc, pa-poc». O entre creació i drogues: «Sartre també va prendre anfetes, i va escriure L’ésser i el no-res, que és un immens generador de fum abstracte».

L’èxit del relat, doncs, és el fracàs del narrador, el seu negatiu. Mentre llegim el que ens explica Chowder —el ritme aleatori de les seves idees— sabem que no està escrivint la introducció. Llegint els seus deliris, ens converteix en els seus còmplices. Un llibre fascinant i únic, com tot el que escriu Baker.

Jordi Puntí, El Periódico, 24 de novembre del 2010. Ressenya de la novel·la El antólogo, de Nicholson Baker (Duomo Ediciones).

Apostar per l'educació

Una granja avícola sencera, no només un pollastre, és el que es va muntar arran d’unes opinions dites en privat a la pausa publicitària per Salvador Sostres a Alto y claro, programa de debat de Telemadrid, al voltant dels encants corporals de les noies de disset, divuit i dinou anys. El mullader devia venir perquè hi va incloure menors, sinó no s’entén tanta indignació justiciera. Sobre les menors, cadascuna és un món i cada maquillatge, un misteri, com el d’aquelles amants de Berlusconi de disset anys que duen al rostre tota la taula Pantone. Com que el vídeo d’Alto y claro es va penjar en una xarxa social, Telemadrid exigirà responsabilitats a l’empleat que l’ha fet públic. Si no es protegeix la privacitat, no trigarem a veure com Susanna Griso, a les pauses d’Espejo público, es taca la brusa amb Actimel.

El punt àlgid del vídeo el va protagonitzar la presentadora, Isabel San Sebastián, en advertir a Sostres: “¡Que hay niños! ¡Cállate!”. Perdó? Nens de públic a Alto y claro? Procedents d’escoles de Rabat –en viatge d’estudis-, de Cadis i de Tarragona, devien visitar els platós de Telemadrid i els van endinyar l’Alto y claro. En atenció a ells, San Sebastián hauria pogut repetir les seves declaracions a la radio fetes el 2004: “La mitad de la sociedad vasca es miserable y cobarde”. O indignar-se de nou amb un espectador, com quan un d’Alto y claro va dir que “Franco mataba como un criminal” (ella va argumentar que Franco fa molt temps que és mort i que el deixéssim en pau –reposant al Valle de los Caídos, no troben l’hora de traslladar-lo a una tomba familiar del cementiri de Ferrol-). Això és verdadera educació per a la ciutadania i no pas la mandanga aquella que estudien els escolars: fer que els infants entrin en contacte amb el pensament espanyol més ultraconservador. Ni tots els nens no veuen La 10, del grup Vocento, ni tots no admiren prou Curri Valenzuela.

Enric Gomà, Time Out, 24 de novembre del 2010.

Trampa para caracara y caracul




El temporal de comentarios sobre el culebrón del cara-a-cara ha provocado la suspensión temporal de la campaña durante dos días en plena recta final de la carrera electoral. Más aún cuando las 46 largas horas que separan las 00:30 del lunes a las 22:30 del martes fueron amenizadas por impugnaciones al debate, idas y venidas juntaelectoralistas, recursos con retraso, reproches mutuos, invocación de precedentes procedentes e improcedentes, comparaciones con otros países y otras turbulencias. En resumen, que el hashtag #caraacara ha sido el heredero del #e10 dejando en segundo plano otros lances de la campaña electoral que sin duda hubieran llenado estos momentos decisivos del esprint final.

El inesperado parón provocado por la oferta de Montilla ha resultado balsámico para el president, aquejado de flato. Evitó por la cara (a cara) la pesada cruz que hubiera debido cargar por sus evidentes ausencias en el debate a seis, dignas de monopolizar las portadas y las tertulias de ayer martes. De igual modo, la suspensión temporal de la campaña también ha resultado balsámica para el aspirante Mas, porque cuando vas ganando siempre te conviene que el juego se ralentice y que pase el tiempo con placidez. Más aún cuando su reacción inmediata en el plató polar de Cuní neutralizó cualquier incertidumbre que hubiera podido crear la propuesta a la desesperada del rival. Bálsamo, pues, para las dos caras de la moneda y veneno para los desheredados, que lógicamente consideraron el debate bifacial una trampa descarada.

Esto hizo que en la red el #caraacara provocara muchas reacciones contrarias y otras cuestiones que sirvieron para amenizar la espera. Tal como puede comprobarse con un simple Google wikipedista, un Caracara es un género animal que designa a una ave de rapiña de la familia de los falcónidos. En castellano también recibe nombres tan juantxis como carancho, caricari, caracara moñudo, carcaña o guarro, entre otros. La comparación con las aves de rapiña sedujo a las huestes digitales de los partidos ajenos a la sociovergencia, de modo que empezaron a circular por la red no pocos mensajes alusivos. Otro notable animal adquirió también un papel destacado en las quejas anticaracaristas. Se trata del caracul, una variedad de carnero de lana negra, muy rizada y lustrosa, especialmente apreciada por la industria peletera. El caracul toma su cacofónico nombre de la población uzbeka de Karakul, de modo que el tono escatológico que toma en catalán es una simple coincidencia entre el topónimo y las posaderas. Una coincidencia muy celebrada por quienes se quejan de que las cosas se decidan de mala manera, a última hora y pensadas con el culo. ¿O es que ya estaba todo previsto de antemano-a-mano?


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia, del dimecres, 24 de novembre de 2010

dimarts, 23 de novembre de 2010

Sr. Molusco Bivalvo

Leo (y escucho) las declaraciones del profesor Pedro Luis Barcia al medio argentino TN.com.ar desde su despacho en la Universidad Austral. Barcia es el presidente de la Academia Argentina de Letras y se muestra contrario a algunas de las reformas ortográficas que la RAE filtró hace unas semanas. Tal vez las recuerden: 1) y será ye y no i griega; 2) sólo, guión y truhán perderán la tilde; 3) Iraq, Qatar, quasar y quórum serán Irak, Catar, cuasar y cuórum; 4) b/v serán be y uve, a la europea, y no be larga (alta) y ve corta (baja) como en América. Estos cambios, que en teoría ya figurarán en la Ortografía que ha de llegar a las librerías a mediados de diciembre, están aún pendientes de aprobación en la reunión de académicos que se celebrará este domingo en México, coincidiendo con la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. O sea, que el 28-N ellos también votarán. Barcia se muestra dicharachero y socarrón. Acusa a los españoles de imprudencia por anunciar cambios que todavía no están aprobados. Al repasarlos, arremete contra la imposición de be y uve para la be larga (be alta en Colombia) y la be corta (baja). "En Argentina no vamos a decir be y uve", afirma con contundencia. "Nunca dijimos así y ahora no vamos a echar por tierra cien años de docencia". Luego se permite tildar la "y griega" de mamarracho. Resulta muy gracioso oirle entrebancarse al recitar el alfabeto, hasta el punto de tener que volver a empezar ("ya no me sé ni el alfabeto", se mofa). También es interesante su explicación política de la dualidad de denominaciones castellano/español. En Argentina la tradición del castellano estuvo motivada por la oposición a la corona española. Explica Barcia que, tras la independencia de España, el gobierno argentino incluso intentó cambiar el nombre del pejerrey (pez blanco muy sabroso) por peje de río o peje del Paraná para que no contuviera la nefanda partícula real. Sin éxito. Los argentinos, republicanos desde 1816, aún hoy comen deliciosos pejerreyes.

En un momento de la entrevista, el mismo presidente de la Academia Argentina practica algo similar. Para evitar la alusión sexual que contiene el segundo apellido del presidente de la RAE, Barcia le cambia el nombre al ínclito Víctor García de la Concha y le llama Víctor García del Molusco Bivalvo. Y luego sigue tan pancho. Barcia cree que España se ha envalentonado porque México, Cuba y Chile aprueban la decisión de adoptar la denominación peninsular de be y uve, rompiendo así la unidad hispanoamericana. Yo hubiera ido más allá, insinuando una maniobra del BBVA para transformarse el sponsor de la RAE en todo el ámbito lingüístico, tal como ya hace con la Liga de fútbol. Aunque Barcia nunca diría sponsor. Ni patrocinador. "¿Para qué decir sponsor si tenemos auspiciante?", le oigo exclamarse en el tercero de los videos. ¿Auspiciante? Hace seis años la cultura catalana fue la invitada de honor de la FIL de Guadalajara. El día de su llegada, el editor Bernat Puigtobella (ahora en El Aleph) extravió una cazadora y fue a reclamarla a recepción. "Disculpe, señorita, alguien me ha cogido la chaqueta", le dijo. Aquella joven recepcionista abrió mucho los ojos y luego se tapó la cara con las manos, tronchándose. Hubo quien recriminó al turbado Puigtobella que no supiera que, en México, el verbo coger es sinónimo de copular. Pero la cosa se complicó cuando un botones nos informó que chaqueta designa la masturbación masculina. Ahí nos quedamos más turbados todos. Tan turbados como los argentinos ante la RAE del molusco bivalvo.

Màrius Serra. Runrún a La Vanguardia del dimarts 23 de novembre de 2010

La vitamina #e10 para el debate





El largo y tortuoso debate a seis conducido por Cuní en TV3 la noche del domingo obtuvo un share del 21,5%. No está nada mal. Los analistas de audiencias televisivas seguro que ya han descuartizado el debate minuto a minuto, buscando el de oro, el de incienso y el de mirra. De hecho, la traca final del debate incluyó un anuncio de secuela en el formato de cara a cara entre los dos principales candidatos, con los papeles invertidos entre un presidente cada vez más aspirante y un aspirante cada vez más presidente. Pero ese 21,5% no es la única cifra relevante de audiencia. Hay otra que aún no tenemos la capacidad de valorar en su justa medida. Mientras duró el debate de TV3, el hashtag asociado #e10 llegó a generar en Twitter el 0,12% del tráfico mundial de tweets en este medio de comunicación, según recoge Trendistic. Es un porcentaje que lleva a unos números absolutos mareantes.

La noche del domingo formé parte de esas dos cifras. Como muchos catalanes, seguí el debate por televisión y por Twitter a la vez. En los momentos previos, hubo una pugna por establecer qué hashtag sería el referencial, pero #debata6 sucumbió ante el más certero #e10 propiciado por el grafismo de TV3, nada ajeno a Twitter. Empecé a ver el debate mirando de reojo los tweets que llovían en mi portátil, pero pronto mi atención principal cambió de pantalla, activé los dedos y lo que miré de reojo fue la tele. Sin el complemento de Twitter no hubiera aguantado todo el debate ni queriendo. Las observaciones de ciudadanos anónimos sobre cada lance se entrelazaban con las consignas que los seguidores de cada candidato intentaban colar, con y sin disimulo. También con los comentarios de muchos profesionales del periodismo adictos al Twitter, con Jordi Basté a la cabeza, pero también Ernest Folch, Jordi Évole, Toni Aira, Roger Saperas, Pérez Ezquerdo, Fran Domènech... (RAC1 en peso parecía estar dándole al dedo). Y, naturalmente, muchos mensajes extraparlamentarios. Joan Laporta, o su perfil, rabiando y rajando de la clase política. Había minutos en los que se acumulaban un centenar de tweets en el depósito pluvial de Twitter, de modo que refrescando la pantalla a lo sumo podías leer la última decena. Los había de todo tipo: serios, coñones, indignados, onomatopeicos... Siempre breves, cerca de la oralidad, como si todos estuviésemos en el mismo bar siguiendo el debate.
Gracias a Twitter se difundieron acotaciones a lances de todo calado, desde el cortejo de Puigcercós a Mas hasta la caída de algún objeto no identificado durante una intervención de Alicia. Sorprende que, en un ámbito de libertad extrema, sin censuras ni cortapisas, apenas hubo espacio a la descalificación o al insulto.

Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia de dimarts, 23 de novembre de 2010

dilluns, 22 de novembre de 2010

Vogt, Beck, Curri

Vogt. Fa uns 50 anys, el canadenc A.E. van Vogt va idear la teoria de la síndrome de l'Home que Té Raó, que afecta aquelles persones incapaces d'acceptar que no sempre tenen la raó, fins al punt que, segons va escriure l'assagista anglès Colin Wilson el 1984, “fan tot el que poden per tergiversar qualsevol realitat que no acordi amb la seva visió del món”.

Beck. Als Estats Units, el mormó ultraconservador Glenn Beck –presentador del tercer programa de ràdio més escoltat del país– acaba de ser motiu de polèmica arran d'uns comentaris seus sobre Georges Soros, el financer liberal –i supervivent jueu de la Xoà–. Beck l'ha acusat (sense cap fonament) de ser un excòmplice de les SS alemanyes (The Glenn Beck Program, 10/11). Tot i que és l'antisemitisme enrevessat de Beck, el que ha aixecat tanta polseguera nord-americana, m'he fixat més en el preàmbul de l'àudio en qüestió, en què afirma que el pare de Soros era un expert en un idioma internacional anomenat esperanza (sic) i de com l'esperanza (sic) havia estat utilitzat pels soviètics i després pels xinesos comunistes i tot seguit per Hitler (sic, sic i sic). Així mateix, abans d'acusar Soros de ser un criminal de guerra, ja ha insinuat que va ser educat per algú que parlava una llengua artificial (en canvia el nom) adoptada per tres dels pitjors règims dictatorials del segle XX (n'inventa la història).

Curri. Glenn Beck és, doncs, una mostra arquetípica de l'Home que Té Raó, atès que ha tergiversat la realitat perquè se'n pugui aprofitar –en aquest cas– per bescantar un enemic liberal. Podria ser que molts mitjans espanyols fossin regits pels homòlegs castissos d'aquest cristià exaltat, sobretot a l'hora de parlar de Catalunya? Si no, com es podria justificar que la Curri Valenzuela –presentadora fins fa ben poc de la tertúlia Alto y claro, a Telemadrid– afirmés a un periodista anglès en una entrevista de l'any 2009 (encara no emesa) que gràcies a la “dictadura lingüística de la Generalitat” els metges catalans no poden exercir fora del Principat perquè només saben català? Es veu que s'ho creia de debò, sense cap bri d'evidència a la vista. I qui diu la Curri V., diu tots els polítics i mediàtics castellanistes de la seva índole. Pateixen, d'una manera crònica, la síndrome de Van Vogt. No hi ha res a fer: és la seva Razón d'ésser.

Matthew Tree, Avui, 21/11/2010

Seré breve y otras mentiras

Cuando un orador pilla un micro y empieza sus palabras prometiendo brevedad más vale largarse por patas. Estos días de campaña, con tantos actos públicos en tantas circunstancias distintas, la fiebre del micro resulta devastadora. Una vez oí al poeta Enric Casasses, bardo excepcional, empezar un recital con voz de barítono pronunciando una variante: "seré greu". La mentira es el único arte que todos hemos practicado alguna vez. Conjugada en presente, la primera persona del singular de mentir nos conduce a la paradoja del mentiroso. Cambiando al cretense por un catalán podríamos formularla así: "tots els catalans som mentiders". Tamaña elucubración sobre las paradojas del lenguaje nace de un correo que acabo de recibir con el título de "Tratamiento del correo basura y más". Lo firma Susana pero a mí me lo reenvió una tal Maria Porcar, a quien saludo desde estas líneas, rogándole que no me envíe nada más, gracias. El correo, inusualmente largo, empieza (mal) con un "Os envío esto que puede ser de mucha utilidad", y luego nos invita a compartirlo "copiando el texto y enviando un mensaje nuevo como he hecho yo, poniendo a los destinatarios en copia oculta". Lo que sigue es un ejemplo de hipocresía inconsciente, que es una modalidad involuntaria de la estupidez que consiste en predicar, con toda la buena fe del mundo, justo lo contrario de lo que uno practica durante la prédica. Algo así como una conferencia sesuda sobre los mecanismos del humor en la que el conferenciante no consiga arrancar ni una leve sonrisa del público. En este caso, el presunto redactor de este mail de autoayuda es "un técnico de ordenadores que gasta mucho tiempo borrando los correos no deseados de sus clientes, y que escucha sus quejas por la baja velocidad de los equipos".

Los consejos de este técnico son dignos de la familia Cebolleta del gran Vázquez. De entrada, nos previene contra los correos-cadena que prometen buena suerte y nos advierte que "tienen una cookie que va a rastrear tanto vuestro correo como el correo de las personas a las que se lo mandéis". El tono de la advertencia sube al hablar de los correos con mensajes religiosos o que aluden a niños gravemente enfermos: "Son correos rastreadores y están chantajeando tu conciencia", apunta. "¡¡¡No seas pusilánime y te dejes convencer!!!", añade con vehemencia. La verdad es que la prosa del técnico traspúa su cabreo con eficacia, de modo que sigo leyendo los siguientes capítulos del novelón anti correo basura . El segundo es normalillo: incide en el mercado de correos electrónicos en el que se fundamenta el Spam. Pero en el tercero se pone estupendo compartiendo unos pocos "trucos para tratar a los Telemercadólogos" (es decir, a las ofertas por teléfono). Su gran aportación es un prodigio de síntesis: "¡¡Cuatro palabritas que funcionan!!: Un momento por favor... Dices esto y luego dejas el teléfono descolgado hasta que oigas el bip-bip-bip". Para las llamadas automáticas con mensaje grabado el avispado técnico nos propone una perrería: "oprime el botón # del teléfono 6 o 7 veces lo más rápido posible. Eso confundirá a la máquina que marcó tu número y lo borrará de su sistema. ¡¡¡Qué pena que ya no estarás en sus listas!!!..." La proliferación de signos admirativos me lleva a intuir una risa sardónica a la altura de los puntos suspensivos, que aumenta de volumen al referirse al Spam procedente de entidades bancarias. Lo mejor es el estrepitoso final: "¡¡¡¡ESTE ES EL ÚNICO E-MAIL QUE DEBERÍAS ENVIAR A TUS AMIGOS!!!!" Una excepción que confirma la regla.

Màrius Serra. Runrún a La Vanguardia, dilluns 22 de novembre de 2010

Vuitton, Zurbarán, Chanel

Des de fa unes setmanes, la gent que passeja pel centre de Barcelona pot admirar a peu de carrer diverses obres del Museu Nacional d’Art de Catalunya, el MNAC. No són els quadres i escultures originals, esclar, sinó reproduccions fotogràfiques a mida natural, de molta qualitat, que estan situades en llocs estratègics. En total són 33 obres, repartides per la Diagonal, el Passeig de Gràcia, la Rambla de Catalunya i alguns punts de Ciutat Vella. La iniciativa té gràcia perquè desplaça l’art a un entorn inesperat, que d’entrada et sobta, i a vegades fins i tot es crea un lligam entre les obres i el lloc on s’exposen. El famós retrat de Ramon Casas i Pere Romeu en un tàndem, del mateix Casas, està penjat al carrer Montsió, a tocar d’Els Quatre Gats. El Poble escalonat, de Joaquim Mir, és un deliri de formes i colors que es pot veure a la cantonada de Còrsega i Passeig de Gràcia, davant per davant d’un bufet d’advocats que li fa ombra amb la contundència d’un codi de lleis.

Dies enrere, tot xino-xano, em vaig dedicar a resseguir cada obra mogut per una curiositat malsana, ho reconec. Volia comprovar en quin estat es trobaven els quadres després d’uns quants dies a la intempèrie. Si algú havia caigut en la temptació de pintar un bigoti duchampià a la Immaculada Concepció de Zurbarán, o si el pit nu de la Dona dormint, de Francesc Gimeno, havia atret a algun poeta urbà, d’aquells que s’expressen a les parets dels lavabos públics. La sorpresa va ser notable: a banda d’un parell de grafitis tímids, tots els quadres estaven impol·luts. Primer vaig creure, ingènuament, en el civisme dels vianants, però de seguida em vaig adonar de la realitat: la majoria de gent passa pel davant dels quadres i ni els veu. Tot i ser obres singulars, queden camuflades en la barreja de llums, anuncis i aparadors de marques cridaneres que es disputen la nostra mirada. De cop vaig entendre per què existeixen els museus. Vaig fer una prova. En una cruïlla molt concorreguda, em vaig aturar davant La vicaria de Marià Fortuny i, allà al mig del pas, vaig posar-me a estudiar el quadre amb la badoqueria de qui es mira un Barça-Madrid. Al cap d’un minut s’hi havien aturat cinc persones, a veure què. Els curiosos criden més curiosos. Potser valdria la pena que el MNAC agafés uns quants vigilants del museu i els situés davant dels quadres, vestits de carrer, a fer d’extres. Segur que l’Associació de Comerciants es queixaria.

Jordi Puntí, El Periódico, 22 de novembre del 2010.

El desfrivolizador que desfrivoliza




Muchos analistas coinciden en clamar que esta campaña electoral se ha frivolizado. Se basan en los diversos videos de componente sexual, los desnudos, las parodias varias, los exabruptos y los videojuegos. Sólo CiU e ICV, cuyas campañas están eludiendo lo carnavalesco, se salvan de esta crítica feroz. La campaña electoral se ha frivolizado, pues, ¿quién la desfrivolizará? El desfrivolizador que la desfrivolice buen desfrivolizador será. Algunos consideran que la red es, en buena parte, culpable de este decantamiento hacia lo banal. Argumentan que, sin las facilidades de las redes sociales para esparcir imágenes, no hubiéramos llegado a estas cotas de frivolidad. Son los mismos que, años atrás, cargaban contra la tele. Su opinión, ejem, es un ejemplo estupendo de frivolidad. Echarle la culpa al medio es algo "ligero, veleidoso e insustancial" (cfr. DRAE). En todo caso, la red ofrece instrumentos desfrivolizadores de primer orden. Visiten, por ejemplo, elecciones.es (el voto consciente) y sométanse al test que responde a la pregunta clave de esta semana: ¿A quién debería votar?

Les llevará poco tiempo. El test consta de 20 afirmaciones, divididas en cinco bloques de 4 y ofrece tres réplicas: Sí, No y una modalidad pasapalabra del NS/NC que permite saltar pregunta. Veamos un par de afirmaciones de cada bloque. Economía: "Las multas para los negocios que no rotulan en catalán deben eliminarse" y "Debe eliminarse el impuesto de sucesiones". Política: "Deberíamos votar con listas abiertas, directamente a los candidatos" y "En tiempos de crisis hay que bajar el gasto electoral". Independencia y Lengua: "Catalunya debe ser un estado independiente" y "Los cines deben aumentar obligatoriamente la ofrta de cine doblado y subtitulado al catalán". Sociedad: "Los inmigrantes sin papeles deben poder empadronarse" y "Deberían de haber más restricciones en el tema del acceso al aborto". Medio Ambiente: "La energía nuclear es necesaria" y "Está bien que se hayan prohibido las corridas de toros en Catalunya". Las respuestas son cotejadas con las propuestas que figuran en los programas de ocho candidaturas, de modo que la aplicación ofrece una jerarquía clara de preferencias ideológicas. En previsión de sorpresas por el resultado obtenido, el usuario tiene la opción final de contrastar sus respuestas con las que da cada formación en una tabla de gran eficacia comunicativa.

El modo de plantear cada afirmación está muy estudiado, buscando el equilibrio y la neutralidad. Aún así, los resultados que se obtienen dando un sí a las veinte afirmaciones se escapan de la centralidad. CiU sería la opción más asertiva, sí, "tot i que" en segundo y tercer lugar quedarían dos formaciones que difícilmente estarán ahí el 29N.

Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia, dilluns 22 de novembre de 2010

diumenge, 21 de novembre de 2010

Váyanse a la porra para ganar




Dentro de una semana, a eso de las ocho de la tarde, estaremos a dieta de quesitos, con las primeras estimaciones a pie de urna, los porcentajes cambiantes de voto escrutado a tiempo real, las reacciones de militantes en las sedes electorales y un ejército de analistas sabiondos amenizando los intersticios. Hoy domingo, 21-N, la agonía campañística ya es sólo cuestión de siete días y seis noches, con sus debates, sus declaraciones, sus apoteósicos actos finales y su carne en el asador. ¿Se quemará alguien más en lo que queda de campaña? ¿Habrá vida después del orgasmo? ¿Viviremos algún giro inesperado? La noche del 28 de noviembre (¿será larga, será movida, indecisa o decidida?) habrá candidatos tentados a comunicarnos por twitter, tele y radio que han ganado. También habrá ciudadanos perdidos en la inmensidad de la resaca postelectoral y unos pocos legítimos vencedores que celebrarán los resultados definitivos como si les hubiera tocado una quiniela. Los únicos que tendrán razón de proclamarse ganadores serán ellos, los que acierten alguna de las múltiples porras que se están organizando sobre el 28-N (no tantas como las del Barça-Madrid del 29-N, pero casi). Eso sí, sólo los que juegan a ganar. No los que, invitados por algún medio de comunicación (como el Avui), despliegan un pronóstico más bien hiperbólico, destinado a promover la candidatura con la que simpatizan.

La era digital ha socializado las porras electorales, que antes se limitaban a los círculos de militantes más metidos en la contienda. En la red se dan porras de todo tipo. En algunos casos no son nada virtuales. En un blog como porreselectorals.blogspot.com, los apostantes tienen derecho a hacer dos combinaciones por un euro. Se dan como referencia los resultados del 2006 y se ofrecen siete casillas: una para cada uno de los seis partidos parlamentarios y una séptima dedicada a “altres”. Por el momento, el bote es modesto: 248 euros. Otros foros son menos pecuniarios. La información del grupo de Facebook “La Porra de les eleccions catalanes” deja claro que el ganador sólo conseguirá el reconocimiento por parte de todos los participantes, y añade que cuantos más participantes, más reconocimiento. Hay muchos blogs que incitan a publicar la porra en sus comentarios, pero algunos sitios elaboran una interficie más sofisticada que muestra gráficamente la media de todas las porras recibidas. Es el caso del cervecero beersandpolitics.com, cuyos creadores se autodefinen como una “freaks de la comunicació política”. En esta página, las apuestas que muestran los quesitos dan, a una semana de las elecciones, 58 escaños a CiU, 30 al PSC, 15 a ERC, 14 al PPC, 10 a ICV, 2 a C's y 7 al apartado Altres, sin especificar nada sobre tan notable alteridad.



Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Diumenge 21 de novembre de 2010

dissabte, 20 de novembre de 2010

Palamall?

Barcelona 1700 (Empúries), de l’historiador i arquitecte Albert Garcia Espuche, posa a l’abast del lector general la ingent tasca de recerca que l’autor ha desenvolupat sobre la ciutat prèvia a 1714. Garcia Espuche dirigeix el Projecte del Born i ja havia publicat diversos volums especialitzats en la vida quotidiana dels segles XIV al XVIII. Un dels elements significatius de la seva investigació és l’exhumació de mots. Entre els que figuren al glossari, em crida l’atenció el palamall. Garcia Espuche el defineix com “joc de l’argolla”. L’Alcover-Moll associa el terme al joc del mall, que es jugava amb botxes i una maça. També Joan Amades explica que el carrer del Gínjol, un carreró paral·lel a la Rambla que va desaparèixer el 1999 quan la UPF s’hi va instal·lar, abans es deia carrer del Palamall. Amades no defineix el palamall de manera clara, però l’entronca amb el trinquet, un joc de pilota que avui encara és popular al País Valencià. Si, en alguna visita a Londres, heu passejat per Pall Mall Street, camí de Trafalgar Square, potser us sorprendrà saber que el terreny de joc del modest palamall ha acabat donant nom als centres comercials anglosaxons, o Malls.

Màrius Serra. Avui. Dijous, 18 de novembre de 2010

Sexo, pleonasmos y WikiLeaks

En campaña, quien no llora no mama, pero hay llantos muy distintos. Algunos candidatos lloran de placer, y tal vez por eso simulan orgasmos en YouTube. Otros hacen llorar incluso a sus seguidores más fieles con videojuegos lamentables desde todos los puntos de vista, empezando por su estética y jugabilidad. Es el caso de Rescate, de Alícia Croft montada en el albatros Pepe, tan patético que incluso obliga a revisar eso de que "rectificar es de sabios". Tras la anunciadísima rectificación de la versión beta del juego, la lluvia de bombillas (ideas luminosas y no bombas pequeñillas, según el PP catalán) ya no cae sobre inmigrantes ilegales sino sobre mafias ilegales. Reconozco que lo de ilegal, aquí, desconcierta un poco. En principio se nos antojaría redundante, como en pleonasmos satíricos del tipo personas humanas, bromas humorísticas o ejemplos paradigmáticos. Aunque tal vez no sea un despropósito sino una expresión meditada. Quizá aquí el uso del pleonasmo esté justificado por una información contrastada por el PP catalán: si hay inmigrantes legales, también debe haber mafias legales. Pero entonces la pregunta del millón es: ¿cuáles? Que llamen a Saviano.

Aparte de sexo y violencia, otra vía infalible para sobresalir en el barullo de una campaña es el vil metal. Puigcercós abrió las hostilidades aludiendo a la carga fiscal de los andaluces con su contundente "no paga ni Déu". Joan Herrera no quería permanecer en segundo (o tercer) plano y por eso juega la carta del patrimonio personal. El mismo día que la justicia sueca emitía una orden de búsqueda y captura a nombre de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, Herrera hizo público su patrimonio en el foro Primera Plan@ organizado por El Periódico: un piso, un Renault Scénic (tal vez el heredero de aquel Citroën Dyane 6 "para gente encantadora"), dos bicis, un plazo fijo... El paso dado por Herrera tiene el objetivo de arrastrar a los otros candidatos a un estriptís fiscal. Rivera, acostumbrado a desnudarse, publica un apunte en su blog titulado "Mis bienes, mis deudas", con dos medios pisos en La Garriga, un Audi 3, una moto, dinero... Puigcercós (otro Scénic) y Sánchez-Camacho (sin vehículo) también responden. Montilla y Mas remolonean, mirándose de reojo. La iniciativa de Herrera da que hablar en la red. En general, los comentarios traspúan incredulidad. Los inefables opinadores compulsivos de las noticias digitales no se fían ni un pelo de las cifras que revelan los políticos. Algo esconden, piensa todo el mundo. Hay quien pide una Due Dilligence. Y de veras, no como la de Rosell. Otros suspiran porque WikiLeaks tenga acceso al historial fiscal de cada candidato. Una filtración masiva de las declaraciones provocaría el pánico. Sería una WikiLeaks fiscal. ¿Una FiskiLeaks?


Màrius Serra. Seccíó electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Dissabte, 20 de novembre de 2010

Tolstoi i els altres

L’altre dia era a la llibreria Laie i em vaig fixar que dedicaven l’aparador a la literatura russa. Tota una mostra d’obres traduïdes que semblen avisar-nos d’una moda que s’acosta. D’una banda, hi ha el centenari de la mort de Tolstoi, que ha portat noves versions de les seves grans obres, així com l’edició de diaris i correspondències. De l’altra, la curiositat d’uns quants editors arriscats que busquen una oportunitat amb les seves noves apostes. La caiguda de la Unió Soviètica, ara fa dues dècades, va deixar a la vista una tradició d’autors dissidents, prohibits i oblidats que avui dia se segueixen rescatant amb aires de novetat. La màxima expressió d’aquesta mirada cap al passat rus va ser l’èxit de vendes de Vida i destí, de Vassili Grossman, però també l’edició dels Relatos de Kolimá, de Varlan Xalàmov (Minúscula) o la singular Envidia de Iuri Olesha (Acantilado).

A l’aparador de Laie hi coincideixen uns quants llibres de Nevski Prospects, l’editorial de Madrid que només publica autors russos. Un d’ells és Chéjov comentado, edició a càrrec de Sergi Bellver on 16 escriptors analitzen cadascú un relat del pare del conte modern. També hi ha lloc per als autors que enllacen amb la gran tradició èpica russa: Mikhaíl Xólokhov, de qui RBA va publicant la seva obra, i Vassili Aksionov, escriptor dissident i autor de l’obra monumental Una saga moscovita (La Otra Orilla).

Al seu costat, dues perles que no van veure mai la llum a l’URSS, per raons òbvies. Gaito Gazdànov, que se’n va anar a París als anys vint, va treballar com a taxista i després ho va novel·lar a Caminos nocturnos (Sajalín), i Serguei Dovlatov, que va emigrar a Nova York als vuitanta i va deixar una sèrie de relats autobiogràfics, divertits, sentimentals i delirants com els que s’inclouen a La maleta (Labreu edicions). L’obligat trago de vodka el posa Venedikt Erofé-iev amb Moscou-Petushkí (Marbot), un viatge en tren que és la cosa més alcohòlica que he llegit mai.

L’alineació és fantàstica i dóna fe de la vitalitat dels nostres editors. Només una petita observació: ¿i els autors actuals, els que escriuen en la Rússia de Putin? Amb alguna excepció aïllada —Pelevin, Guelàssimov, Kuraiev—, continuen sent uns desconeguts per a nosaltres.

Jordi Puntí, El Periódico, 20 de novembre del 2010.

dijous, 18 de novembre de 2010

El enemigo exterior

Durante años he escuchado con prevención todo tipo de lamentos nacionalistas que proyectaban su frustración hacia un presunto enemigo exterior, causante de todos nuestros males. Un día lejano de mi niñez, en el Camp Nou, vi con claridad de optometrista el error garrafal del colegiado Guruceta Muro en un Barça-Madrid como el que viviremos el 29-N. Una cagada monumental, imposible de cometer sin premeditarla, que transformaría su apellido en epónimo: gu-ru-ce-ta, separando las sílabas, para abroncar a un mal árbitro (e incluso a una mala persona). Pero aún así, siempre me resistí a aceptar las teorías conspiracionistas que, ya fuera ligadas al Barça o a Catalunya, circulaban por doquier. Nunca uní mi voz a las de quienes se quejaban amargamente de la mano negra del enemigo exterior. La mera imagen de unos señores malvados sentados en un despacho roñoso para urdir sus planes anticatalanes me parecía ridícula, cuando no enfermiza. El victimismo es una mala estrategia, cuando no una estupidez, y huyo de él como de la peste en todos los ámbitos de la vida. Pero tengo ojos en la cara. Y mis ojos, ahora mismo, acaban de leer la carta que el grupo ultraderechista blavero GAV envió el martes a la reunión que la Unesco celebraba en Kenia con la intención de evitar que este organismo proclamara a los Castellers patrimonio de la humanidad. Reproduzco literalmente su segundo párrafo: "Como sabrá los Castellers son torres humanas que simbolizan edificios o castells. Esta forma de festividad tradicional en Cataluña sufrió el pasado 23 de julio de 2006 un duro golpe. Mariona Galindo, una niña catalana de 12 años, falleció por traumatismo cráneoencefálico al caerse de un castell de nueve pisos, en una exhibición durante la fiesta mayor de Mataró. La niña, que participaba en los castillos en la posición de dosos, en el antepenúltimo piso de la torre, se lesionó la espalda al caer al vacío cuando el grupo estaba a punto de coronar la construcción".

Luego, con esta misma prosa pastosa, se remontan a 1983 para recoger otro accidente mortal en Barberà del Vallès y describen a niños llorando. "Repito: hemos visto, y no un caso ni dos, a pobres críos, llorar, dudar y echarse atrás, a media ascensión". Todo ello para solicitar el rechazo de la candidatura de los Castells en defensa de los menores, "frente al ánimo de sus padres de elevar su ego a través del esfuerzo y riesgo de su hijo". Sus argumentos son tan científicos como este: "No es de recibo que en Cataluña se prohíba la entrada a menores de 14 años en un recinto taurino para preservarlos de un supuesto trauma psicològico y en cambio se permita (en algunos casos se les obliga) a menores de incluso 5 años participar en estas torres humanas que les ocasionan como ha pasado en numerosas situaciones daños irreversibles, que llegados a la madurez se convierten en miedos a la altura, fobias o incluso esquizofrenias temporales". Puaj. Como sabrán, esta canallada malhadada, malpensada y mal escrita no surtió el más mínimo efecto ante la Unesco y desde anteayer el mundo casteller está de enhorabuena por la distinción tan merecidamente recibida. Pero, ¿qué les digo yo ahora a mis amigos castellers cuando me vengan con lo del enemigo exterior? ¿Que no existe? ¿Que es una fantasía de sus mentes calenturientas? Los blaveros del GAV son pocos, pero cada vez que el mundo pone el foco en una especificidad de la cultura catalana, a un número indeterminado de nacionalistas españoles les sale un sarpullido. El enemigo exterior existe, y somos nosotros. Su enemigo exterior.


Màrius Serra. Runrún a La Vanguardia. Dijous, 18 de novembre de 2010

Menos virilidad y más viralidad



Andaba yo el martes jugando a tirar bombillas a mafiosos disfrazados de inmigrantes ilegales junto a mi heroína Alicia Kroft cuando recibí un correo electrónico de un amigo. Era un mensaje de parte de la Cadena TDTRES y contenía un eslógan en forma de titular, una advertencia y un link. El eslógan-titular me hizo saltar de la silla: "El tripartit es pot reeditar gràcies a Màrius Serra!". Caray. La advertencia picó más aún mi curiosidad: "Surts a les notícies". Y el link me llevó a la página web que reproduce la ilustración (tdtres.ciu.cat), congelada en un momento del noticiario del lunes 29 de noviembre. Las huestes cativistes, el brazo digital de CiU, se han marcado un video viral personalizable que desarrolla una hipótesis extrema como antídoto a la pesadilla convergente de no dar la talla por muy poco, como las otras dos veces. Según este impactante noticiario, el tripartito vuelve a sumar, aunque por un solo voto, y la culpa de todo es del receptor del mensaje (en mi caso, yo, pero puedes recibirlo tú, paciente lector, y entonces serás tú el culpable). Naturalmente, el locutor jamás pronuncia mi nombre, pero este aparece en todas partes del presunto portal TDTRES.CAT y también en las portadas de los periódicos (con cabecera ligeramente manipulada, de modo que La Vanguardia pierde la u).

La parodia de noticiario personalizado persigue una estrategia viral. Es decir, invita a cada receptor a reenviarlo a tantos conocidos como desee. Y parece surtir efecto, porque el noticiario en el que se me acusa formalmente de ser el verdadero culpable de la reedición del tripartito está etiquetado con el número 41931, una cifra que podría representar el número de receptores que había tenido el montaje hasta el martes a media tarde. La originalidad de la acción de propaganda convergente se limita al uso electoral de esta estrategia. Hace mucho tiempo que circulan videos personalizados por la red en los que incluso se manipula la imagen. Desde aquel horrible elfo navideño que adoptaba el rostro de cualquiera hasta la más reciente evocación de un noticiario televisivo escandinavo que anunciaba la llegada del salvador de la crisis económica, encarnado mediáticamente en el rostro de la foto que el usuario quisiera. El mundo de la comunicación ha cambiado mucho desde el ConfidencialCAT de la campaña de 2006. Y la estrategia comunicativa de CiU para hacerse con el poder, también. De la virilidad han pasado a la viralidad.

Aunque, en realidad, lo que cambia es el lenguaje. Si alguien tuviera que explicar de qué va el noticiario viral de TDTRES en pocas palabras, podría escoger estas: "si tu no véns, ells es queden". Y me suena haber visto algo parecido en los carteles de un rival que no era precisamente Alicia Kroft.


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Dijous, 18 de novembre de 2010

dimecres, 17 de novembre de 2010

Salirse del guión o no salir de casa




Joan Puigcercós ha desmentido que su gente va-lenta acelerando la campaña con declaraciones molotov: "Madrid és una festa fiscal i a Andalusia no paga ni Déu". Lo dijo a bocajarro el domingo en un mitin pirenaico a la vieja usanza, en La Seu d'Urgell. De madrugada se ratificó en su blog "Sota la crosta". Su apunte, publicado a las 00:39 del lunes, se titula "Cansats de pagar" y los únicos exabruptos que contiene son las cifras recaudadas por la Agencia Tributaria: 331,2 millones de euros en Catalunya, 155,4 en Madrid y 54,7 en Andalucía. Fue su vehemencia oral lo que le dio notoriedad. De hecho, es la primera polémica de la campaña que pone en cuestión los bloques electorales minutados en los medios públicos. Su interés periodístico catapultó a la obertura las reacciones que suscitaba, pero el causante del revuelo no podía salir en ese espacio del noticiario para no desequilibrar las cuotas temporales. Puigcercós toma el relevo de Carod en las salidas de guión que tanto rédito electoral dieron a su predecesor.

Hace dos meses fue el eurodiputado convergente Ramon Tremosa quien se despachó a gusto en un apunte de su blog "Torre de guaita", redifundido a través de Facebook. Tremosa decía de Montilla que era "el presidente que Franco soñaba para una Catalunya en democracia". Visito la página de Tremosa para ver si sigue igual de animado. Su última anotación empieza "Ahir a l'Urgell" y es extenuante: "matí a Vallbona de les Monges, migdia a Preixana (míting pregunta-resposta), dinar a Belianes, tarda a Rocallaura (magnífic i espectacular balneari!!) i vespre conferència a Agramunt". No me extraña lo del balneario, francamente. Tremosa parece entregado a la causa masiana sin salirse del guión. Según dejan entrever sus mensajes en la red los principales eurodiputados catalanes participan en la medida de sus posibilidades: Maria Badia, Oriol Junqueras, Raül Romeva... El único que no parece muy puesto es Alejo Vidal-Quadras. Lo último que muestra en su Facebook es una foto suya en un atril ante dos banderas: la europea y la iraniana.

Estar metido en el ajo pero no tener que implicarse a fondo en una campaña debe provocar extrañas sensaciones. Rastreo a dos ausentes ilustres: Castells i Carod. Del conseller Castells, no muy dado a exponerse en la red, sólo pesco un tweet (no casteller) del lunes: "Avui Antoni Castells sí ha fet campanya. Ha presentat la conferència de Montilla al Nueva Economía Fórum". En cambio, el vicepresidente sí practica la exposición digital. Visito carod.cat y pincho en el botón de agenda. Glups. Está en blanco. El único compromiso en todos los días que quedan de campaña es la presentación de un libro. El viernes. En un escenario definitivo: el Museu d'Història de Catalunya.


Màrius Serra. Secció electoral "En Red Ando" a La Vanguardia. Dimecres 17 de novembre de 2010

Molt de la broma

Després de la intervenció –o aparició, o encarnació potser seria el més apropiat- del president Montilla a Polònia, la reacció més impactant que he sentit en alguns cercles és la següent: “Francament, no em va convèncer, Montilla no feia prou gràcia”. Aplaudeixo que, tot fent un doble mortal amb tirabuixó, aquests espectadors s’hagin saltat el debat feixuc i escarafallós sobre si el president de la Generalitat ha d’anar a un espai d’humor de televisió. Directament i sense manies, a Montilla se li exigeixen dots actorals, vis còmica, dicció clara i un sentit dinàmic del gag, tot un repte per al 128è president de la Generalitat. Ja ho va tenir difícil el 82è president, Onofre d’Alentorn, quan va actuar al sainet L’aprenent de sabater, magre i burleta a la Casa de les Comèdies, on ara s’alça el Teatre Principal. Per no parlar de la decepció profunda que va causar entre el públic el 54è, Dionís de Carcassona (com a canonge de Lleida, càrrec que ostentava a més del de president, es va negar a sortir a escena disfressat de mameluc guenyo).

No em veig en disposició d’avaluar les virtuts actorals de Montilla, malgrat que un mèrit innegable seu és que no sobreactua gens, mesura el gest, administra bé els silencis i manté un bon tempo entre gag i gag (de vegades poden passar anys). Si fos l’actor còmic més desastrós de la història, això no m’impediria votar-lo. Tot i així, sembla que els vots d’alguns electors depenguin, en part, de si Montilla o els altres candidats són capaços de mesurar el seu art amb el de Carles Flavià, Pepe Rubianes i El Tricicle junts (l’unica amb prous taules és Alicia Sánchez-Camacho, ja friso per veure-la a ¡Esos rumanos tan divertidos!). Potser a l’Institut del Teatre haurien d’incloure unes lliçons pensades per a futurs presidents de la Generalitat: “Ara, improvisa. L’atur és del 20 % i tu ens sorprens amb una sortida graciosa”.


Enric Gomà, Time Out, 17 de novembre del 2010.

Entradas populares

Compartir