Transcribir a máquina

Me escribe el lector Roger Vilaplana Hortensi de Cardedeu completamente emocionado por la sensibilidad lingüística de Vodafone. Los hechos que relata se parecen a otros casos que conozco, pero esta vez el grado de sensibilidad no lo supera ni un periodista deportivo de Huesca. Roger telefonea a su hermana por su cumpleaños. Le salta la típica voz  que informa sobre la falta de disponibilidad del número solicitado. La grabación le añade una opción que él desconocía: puede dejar un mensaje de voz para que el sistema lo transcriba en un sms y lo envíe a su hermana. Salta a la vista que es una estrategia para incitar al consumo, pero como los tiempos no están para hacerse el estrecho Roger decide apostar por la innovación. Primero le pasa por la cabeza cantar. Pero antes de lanzarse a aullar se enfría  y al final se limita a declamar "en el dia d'avui, que celebres els anys, per molts anys per molts anys i que en facis molts méééééééés. Un petonet". Sostiene Roger que su grabación sólo se sale de lo convencional en la e alargada de més. Nada más. Al poco, recibe un mensaje de confirmación con el siguiente texto, transcrito literalmente: "En el dia claro. Uy, que soy bebe por el tio. A ver como te ha ido en bici. Hasta ah y te enfadas y yo o me puedo mas frio Y petone". El mensaje, digno de la mejor tradición patafísica, llega junto a otro no menos interesante de Vodafone: "Servicio ahora dispo en castellano, catalan, ingles, frances, portugues, aleman" (sin tildes). Dejando de lado que hablar por las ingles debe resultar muy molesto, está claro que de momento el servicio DictaSMS de Vodafone estará dispo, pero no nible. No hay ni un atisbo de lógica (no patafísica) en la transcripción vodafónica.


Como mínimo el mítico "marmitó la icona" que hallé hace tiempo en la web de Telefónica tenía alguna lógica, porque un marmitó, en catalán, es un ayudante de cocina, lo qe en castellano vendría a ser un pinche y pinche es la  forma buscada del verbo pinchar para dar la instrucción "pinche el icono". Ese error, por más hilarante que fuera, denotaba la concepción clásica de la España culta sobre las lenguas. Algo parecido a que hay una lengua de primera clase, a la que algunos denominan común, y otras lenguas de segunda, que viven subordinadas y pueden aspirar, como mucho, a ser traducidas, aunque sea por una máquina incapaz de discernir entre un pinche de cocina y una forma del verbo pinchar. En cambio el servicio DictaSMS de Vodafone demuestra la concepción lingüística de la España inculta. La transcripción que recibió el señor Vilaplana, entre otros muchos, carece de toda lógica y es un ejemplo claro de la sensibilidad lingüística que ostentan muchos ciudadanos formados en un sistema educativo monolingüe que desprecia cuanto ignora, sobre todo si huele a proximidad. El caso del entrenador del Girona, un ciudadano aragonés abucheado por usar una lengua de Aragón en Aragón, es un reflejo claro de la imposibilidad manifiesta de un gran número de ciudadanos españoles de aceptar la expresión verbal de otro número apreciable de sus conciudadanos. Si el gazapo de Telefónica representaba el secular menosprecio de las "otras" lenguas peninsulares, el del sistema DictaSMS de Vodafone representa la imposibilidad  incluso de razonar el porqué de ese menosprecio congénito. Queda claro que muchos medios de comunicación españoles utilizan el DictaSMS para explicar todo lo que atañe a Catalunya. ¿Se extrañarán que el 10A la ciudadanía participe en la consulta por la independencia de Barcelona y vote A10?

Màrius Serra. La Vanguardia. Dijous, 17 de febrer de 2011

Comentaris

  1. M'hi he trobat varies vegades quan truco al meu fill. Un dia li vaig deixar un missatge que deia: "Que vindras a sopar? Digue'm alguna cosa. Adeu." El missatge que li va arribar i que guardo es aixi: "... tienes-un (?) pavo y digame alguna cosa. Chao.". Servicio ahora disponible en castellano, catalan, ingles, frances, portugues, alemán. Per descomtat que quan em despedeixo mai dic "Chiao".

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Exèquies laiques: el capdevilisme

¿Qué es una nación?

Barthes, el símptoma